sábado, julio 22, 2006

Sócrates y el socratismo

¿Es pecado la ironía, por la que uno finge ser menos de lo que es en realidad? […] cuando se falsea la verdad: por ejemplo, cuando se afirma la existencia de un defecto que no se posee, o cuando se niega una cualidad sabiendo que se tiene, Entonces sí aparece la ironía, y siempre es pecado. […] Ahora bien, la ironía y la jactancia mientes sobre la misma materia, ya sea de palabra, o por cualquier signo exterior; es decir, no dicen la verdad sobre uno mismo. Por eso, desde este punto de vista, tienen la misma gravedad. Pero en la mayoría de los casos la jactancia procede de un motivo más innoble, como es el deseo de lucro o del honor, mientras que la ironía intenta evitar ser molesto a los demás por la exaltación de uno mismo […] Sin embargo, sucede a veces que uno finge ser menos de lo que es por otro motivo: por ejemplo, para engañar y sacar provecho del engaño. Entonces la ironía es más grave que la jactancia.”
Tomás de Aquino, Suma teológica, II-II, cuestión 113, artículo 1 cuerpo y artículo 2 cuerpo

7 Comentarios:

Blogger El Serch dijo...

Prefiero la ironía al aburrimiento.

9:16 p. m.  
Blogger Miguel Tormentas dijo...

kierkegaard hizo su tesis doctoral sobre sócrates y el concepto de ironía

12:36 a. m.  
Anonymous El sofista mejorado dijo...

Si entiendo bien Santo Tomás dice lo siguiente:
Yo puedo "rebajarme" guardando silencio sobre mis cualidades más elevadas sin faltar a la verdad, y por tanto sin pecar, pues reconozco en mí las cualidades menores que expongo en público: "quaedam vero minora detegunt et de se proferunt, quae tamen in se esse recognoscunt".
¿Es pecado cuando afirmo sobre mí algo vil que no me corresponde, o cuando niego una cualidad grande que sí me corresponde: "Alio modo aliquis dicit minora a veritate declinans, puta cum asserit de se aliquid vile quod in se non recognoscit; aut cum negat de se aliquid magnum quod tamen percipit in seipso esse".
Oiga Dr. Zagal, ¿y qué opina usted de esa ironía aplicada a los demás que llega a ser pecaminosa, pues o bien les atribuimos algo vil que nos les corresponde, o bien les negamos cualidades magnas que sí les corresponden? ¿No nos pasa esto frecuentemente en el diálogo filosófico?

4:26 a. m.  
Blogger Guillermo dijo...

Uy, doctor zagal, parece ser que la única manera de no pecar es nomás diciendo la verdad.

11:32 p. m.  
Anonymous el sofista enmascarado dijo...

Sí, tiene razón guillermo, los casos que propone mi "mejor" colega son mentiras, no ironía.

La palabra ironía se parece al verbo "to iron" en inglés.

1:31 p. m.  
Anonymous El sofista enmendado dijo...

Ay buey! Ya me fije bien y los casos que propone mi colega se refieren a la "ironía" por la cual finjo carecer de cualides magnas o tener vicios que no me corresponden.
Ni pex, dijo Alfredo. Por cierto, qué hay de bueno en el cine?

12:00 p. m.  
Anonymous El sofista enmascarado dijo...

No sé pero esto me recuerda un momento cúspide del cine malo.

Nunca vieron en MATRIX cuando el agente Smith está fuera de control y se empieza a multiplicar convirtiéndose en un virus.

Creo que eso está pasando con la sofística en este blog. Siento haber ocasionado todo.

4:05 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal