domingo, septiembre 17, 2006

Matrimonio y mortaja, del cielo bajan


“Uno no se casa con quien quiere, sino con quien puede”, escuché esta confesión de labios de uno de mis amigos más pesimistas, el más pesimista de todos, más pesimista que yo, que ya es decir.

Desde el punto de vista aristotélico, la máxima de mi amigo no es descabellada. Podemos querer lo imposible, querer lo que no depende de nosotros, querer la inmortalidad o el triunfo de un equipo de futbol. Todos los hombres quieren casarse con Nicole Kidman, pero nadie sensato delibera elegir casarse con ella. Es la diferencia entre boulesis y proairesis. El hombre prudente sabe que Nicole no está a su alcance y por eso no la considera dentro del ámbito de sus opciones fundamentales. El imprudente, por el contrario, se atormenta a sí mismo considerando sus “posibilidades” matrimoniales y no es raro que por andar en esos paseos se olvide de lo que tiene enfrente. ¿Resignación? Algo hay de eso, aunque mejor llamarlo sano realismo.

¿Pesimismo? Para quien no es aristotélico, por supuesto. Sin la fina distinción entre boulesis y proiresis, el hombre casado no-aristotélico se encuentra con que su mujer no es fruto de una amorosa elección, sino de un proceso de selección negativa. Dado que Nicole Kidman no está a mi alcance, ni fulanita, ni sutanita, ergo me caso con X, donde X es un elemento del modesto conjunto “de las que me hacen caso”. Este hombre se siente víctima del mercado o, peor aún, de la lucha por la supervivencia (la idea, obviamente, proviene de Houllebecq). Los machos alfa, los más aptos, se casan con la Nicole Kidman en turno y le dejan a los machos betas las sobras. El hombre no-aristotélico tiene una pobre estima de sí mismo, pues no se considera arquitecto de su vida, sino un albañil que construye un jacal según las indicaciones de un maestro de obras.

Desarrollé esta idea frente a mis estudiantes de ética y las chicas añadieron un matiz. El macho alfa también se casa con quien puede. Sólo Ellas se casan con quien quieren.

20 Comentarios:

Blogger Mariana dijo...

por eso no hay que casarse...

tengo una duda: los amigos de los que siempre habla son usted? en plan "le pasó a un amigo", "me lo dijo un amigo", tengo miedo de que se nos vuelva esquizofrénico y pessoísta. oh, no! doctor zagal.

9:04 p. m.  
Blogger Pato Pascual dijo...

Refuto contundentemente y me extraña la visión unilateral del tema (de hombre hacia mujer).
La ejemplificación que se hizo acerca de Nicole Kidman puede aplicarse también para ellas: las chicas a su vez buscan casarse con "Brad Pitts" y no todas lo consiguen. Más aún conforme la edad avanza es más difícil para la mujer conseguir marido, siendo que el tiempo es factor clave para ellas y no así para el hombre (quien sin inconvenientes de su edad puede contraer nupcias a los 40 o 50 años de edad si las condiciones lo permiten, para la mujer la mera cifra ya es un problema). Eso sin considerar que 1. hay más mujeres que hombres 51%m vs 49%h 2. es más difícil encontrar hombres disponibles para el matrimonio que mujeres por distintas razones una de las más importantes es cultural: muchos más hombres permanecen felizmente solteros sin presión social y no así las mujeres.
Es decir la mujer prudente también debe escoger entre una rango de personas que le "hagan caso" y llevando el caso el extremo su universo de selección es más reducido tanto más conforme avanza su edad.
Hablando en estos términos tan generalizados se deben ponderar las características de los géneros que se suelen apreciar en occidente.
Para ellos: el dinero y el poder.
Para ellas: la belleza y la juventud.
La modernidad ha traido la democracia entre sexos, ya no se trata de una batalla hombres contra mujeres donde la mujer puede darse el lujo de escoger al mejor varón a la usanza del amor cortes de la baja edad media o de los tiempos imperiales romanos donde la mujer tenía un poderio notorio, sino que en el mundo de la llamada "igualdad" de generos, los individuos se posicionan en mejor o peor medida de acuerdo con su valoración cultural.
Hombres ricos y mujeres bellas son los que pueden "escoger" y los que deben ser prudentes en su elección reducida son los hombres pobres y las mujeres feas.
¡El ideal de la modernidad y del progreso ha llegado a los rincones del amor! La voluntad del individuo por alcanzar su propio bienestar a la Adam Smith pueden llevar a que hombres feos como Ronaldinho o Geeks como Bill Gates escojan de la versatilidad del menú humano la pareja más conveniente en virtud de su fama y riqueza -algo imposible en la sociedad estratificada medieval antes de la revolución burguesa- y así lo hacen de forma propia las mujeres bellas como las actrices de Hollywood o incluso las mujeres ricas que pueden pagarse cirujias y los vestidos más exquisitos como Paris Hilton (siendo que no es tan bella). Quien quiera escoger pareja en un amplio abanico de posibilidades debe proponerse hacerse rico y no hay q ser guapo, ni listo, solamente ser rico (el hijo del sultán de Brunei por su apariencia podría pasar por cualquier sujeto del sureste asiatico y sin embargo ha salido con las chicas más solicitadas de L.A. Lindsay Lohan, Misha Barton, etc), en este mundo capital, ser macho alfa depende de los ingresos y ser hembra alfa de la belleza que si la edad no es muy avanzada puede retocarse bastante bien con dinero. Todo esto una idea por cierto bastante zagaliana.
Pd. Que no se me aplique esta visión liberal y mercadológica, personalmente creo en la providencia a la cual hace alusión el refrán popular que tiene el título de esta entrega y que se explica tan bien y de forma tan bella en Mt 6:22-31.

2:12 a. m.  
Blogger K dijo...

Me parece que es muy triste la historia de aquel que se casa con quien puede. Incluso es más triste que aquel que anda con quien puede. Casarse con las sobras sólo es posible para alguien que está resignado. Comparto la idea del “pato pascual” y creo que algunas de las mujeres, en particular en países de una doble moral muy marcada como el nuestro, buscan una buena tajada para su futuro. Yo conocí a una chica de este grupo, una tipa más bien fea y desagradable que sólo buscaba desesperadamente a un tipo con el cual casarse y por el cual ser mantenida. Pero la naturaleza no obra en vano, como dice un amigo aristotélico, y ahora está sola como lo merece y lo merece porque es fea y mala persona, además, desagradable. Creo que para ella Brad Pitt no es una opción real, lo mismo que para un aristotélico deforme Nicole Kidman no es opción y entonces tienen que conformarse con alguna actriz mexicana de quinta. “Pato pascual” tiene razón al afirmar que el mercado es tan difícil para hombres como para mujeres, y que conforme pasa el tiempo, si los hombres se vuelven pudientes, tienen mujeres.

Zagal, necesitas un ejemplo: Hugh Hefner. El mercado no perdona y la vida tampoco. Si ese amigo se conforma con las sobras: que se separe de su esposa y visite un parque recreativo para cuarentones…

11:31 a. m.  
Blogger Guillermo dijo...

Yo propongo que Pato Pascual aprenda a subir posts en su blog.

4:25 p. m.  
Anonymous Papa pitufo dijo...

Totalmente de acuerdo con Pato Pascual. Y yo diré más aún: normalmente los hombres elegimos como novia y esposa una mujer de la que estamos profundamente enamorados. La excepción son los gigolos y los machos que son incapaces de amar una mujer.
En cambio las mujeres no siempre tienen como novio o marido el hombre que realmente quieren y aman. En un momento dado buscan ya no el hombre de su vida, sino el hombre que les brinda seguridad. "Es mejor que estar sola", me decía una amiga; ella experimentaba una nostalgia peculiar: "Y no obstante pudiera haber sido tan feliz con fulanito".

8:14 a. m.  
Blogger Miguel Tormentas dijo...

¿por qué no invertir el razonamiento? el matrimonio es un mal y sólo por una gran persona vale la pena pagar el costo

2:24 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

nooo pato pascual, pues si quieres échate tu propio post!

6:20 p. m.  
Blogger Mariana dijo...

estoy de acuerdo con miguel.

6:21 p. m.  
Blogger La Cosa Mostra dijo...

Deberiamos pensar como Schopenhauer y no dejarnos atrapar por las trampas de la naturaleza... digo, una probadita aqui y allá, pero ¿caer en la institucionalización del engaño?

R tobias

8:08 p. m.  
Blogger El Serch dijo...

jejeje.

Sus alumnas, estimado Doc, no conocen la "Ley del arenal", formulada por primera vez por el nunca bien ponderado Óscar V.V.

... aunque sospecho que ellas intuyen que no les queda mucho tiempo: entre más edad, ellas bajan el raiting, nosotros, en cambio, lo subimos...

Comprobadísimo!!

11:00 a. m.  
Blogger Pato Pascual dijo...

Odio la censura cuantitativa en los blogs. Si no les gusta no lean el mazacote y ya.

11:17 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Para mí que Zagal desconoce absolutamente todo de las artes ligatorias. Hay que repasar de vez en cuando el libro primero de la metafísica....y mientras tanto, mejor debe ser prudente y guardar con celo lo que dice el tractatus &7.

5:43 p. m.  
Blogger rebeca dijo...

Las frases feministas mas bien parecen producto de programas como sex and the city donde la mujer se realza por sus aptitudes totalmente no asociadas con su capacidad de pensar

2:08 a. m.  
Anonymous Benedicto XVI dijo...

Hijo mío, su pesimismo le gana al mío.

El Bene

2:49 p. m.  
Anonymous the little queen dijo...

Me parece terriblemente cierto lo que afirma pato pascual, el post, doctor Zagal se quedó excesivamente romántico y anacrónico, eso era antes. Cuando los hombres acojonados por la revolución feminista que iba a llegar decidieron ceder y decían que son ellas las que eligen y las que dominan una relación... otros tiempos.
Pero sr. Pato. He de decir que la sociedad se ha pudrido tanto que tambien entre los pobres hay estatus, tambien depende de otros valores la elección que hacen que un pobre se convierta en menos pobre si haces calculos familiares.

12:15 p. m.  
Anonymous the little queen dijo...

podrido tanto, lo siento.
Sex in the city es lo mas machista que he visto... calro que qué se puede esperar de una serie norteamericana...

3:07 p. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

¿Para qué casarse? Esos amores civilizados...

11:30 a. m.  
Anonymous Eloisa sin Abelardo dijo...

Hace poco me enteré que el síndrome del corazón roto existe como tal. Pero claro, es sólo un síndrome y los médicos no le dan importancia porque no daña el cuerpo. Yo lo sentí en su momento y por ello me atrevo a decirle que me apena (a la española) que haya tenido esa experiencia.
Deseo, aún sin conocerle, que viva muchos momentos felices.

7:51 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Cuando joven, en mis veintes y aun en mis treintas y con la belleza que toda mujer tiene en su juventud, no me fue posible "casarme" me enamore un par de veces pero "ellos" no de mi ... a mis 47 anios y con una hija de 18 (madre soltera, el padre de mi hija me dejo) conoci al hombre de mi vida ... un caballero y atractivo hombre de 55 anios con los que llevo felizmente casada ya 6 anios. Uno no debe conformarse ni con "sobras" ni con nada parecido :)"

5:32 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Beatriz Krasnob y Gilda Zang son las cornudas de Tomás Jacobo Lichtmann y Saúl Zang pero no les importa porque para ellas peor era ser unas pobretonas.

10:19 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal