jueves, noviembre 02, 2006

Corrección política

Dos colegas se sientan a la mesa. El mesero trae una fuente con dos filetes: uno reseco y pequeño, otro grande y jugoso. Eustaquio se sirve sin chistar el trozo tierno. Eusebio se queda estupefacto mirando con envidia el plato de su compañero:
— ¡Oye! ¡Que mal educado eres, Eustaquio!
— ¿Yo? ¿Por qué?
—Debiste haberme dicho, “Eusebio, adelante, sírvete tú primero…”
—¿Ah si? ¿Y cuál pedazo hubieses escogido?
—Pues obviamente el filete reseco; es lo que hace la gente educada
—¿Pues entonces de qué te quejas? Me serví el que me ibas a dejar.

6 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Lero lero, candelero, ya nadie comenta, je, je,je...

2:44 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Me parece un comentario muy atinado al respecto. Son las leyes de la convivencia que se les puede llamar "nobles". Son el fondo puras mascaras sociales de nuestras verdaderas intenciones.

12:20 p. m.  
Anonymous Patriota dijo...

Es un honor estar con Obrador,
Es un honor estar con Obrador,
Es un honor estar con Obrador...

6:30 a. m.  
Blogger Yarch! dijo...

me parece un excelente ejemplo de lo irracional que puede ser en muchas ocasiones el protocolo.

2:05 p. m.  
Blogger Mariana dijo...

yo también me hubiera servido el grande y jugoso.

8:10 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

soy medio güey o me paso de bueno... el jugoso y grande lo obtendría con chantajes. Eso es político

5:51 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal