jueves, enero 04, 2007

Sándor Márai


Ahora que comienza el año, he revuelto un poco en mis apuntes. Encontré una cita de Sándor Márai, que no sé por qué guarde en mi fichero electrónico. Corto y pego:

"…cuando la gran crisis religiosa prendía hogueras en Occidente y no solamente en las portadas a todo color de las revistas sensacionalistas se proclamaba ‘Dios ha muerto’, aparecería en contadas ocasiones, en medio de una procesión de sectarios, herejes y renegados, un fenómenos humano muy curiosos y atrayente: el del sacerdote ateo. El sacerdote que no cuelga los hábitos, que no abandona la congregación a la que ha jurado fidelidad, que no predica la negación de Dios. Sigue siendo sacerdote, cumple con sus obligaciones de forma correcta, escucha la confesión y celebra la misa, guarda el secreto de confesión y predica la palabra de Dios. Vive su vida así, conservando su condición de sacerdote ─sin ninguna señal externa de conflicto─, recibe la extremaunción y llega a la tumba con la bendición de su Iglesia. ¿Por qué? Porque una vez se comprometió con un juramento. Más adelante, cuando se enteró de que Dios, ante quien había pronunciado su juramento no existe, no pudo renegar de su palabra y continuó siendo sacerdote".
(Marai, Sándor: ¡Tierra, tierra!, trad. Judit Xantus Szarvas, Ediciones Salamandra, Barcelona, 2006, p. 254-253)

8 Comentarios:

Blogger Guillermo dijo...

Ay Héctor, esos actos fallidos: "y continúo siendo sacerdote" o "y continuó siendo sacerdote". Saco el más significativo.

2:30 p. m.  
Anonymous isolino dijo...

por fin algo maravilloso en tu blog, doctor zagal (lo digo por marai), habrías de quitar los mórbidos posts anteriores, qué pasa?

3:50 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

muy interesante doctor, pero me parece que alguien que jura fidelidad lo hace por convicción y no guiándose por portadas a todo color de revistas sensacionalistas ¿no cree?

11:22 p. m.  
Blogger Imagíname dijo...

Por lo menos ya está publicando mas seguido, por lo visto ya está usted mejor de salud.

12:16 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Salud a San Manuel Bueno... mártir.

12:36 a. m.  
Blogger Miguel Tormentas dijo...

victor isolino se me hace el tipo de persona que cuando hay una catástrofe se roba todos los víveres para él y cuando lo descubre un compañero lo mata, pero aún así me cae bien

2:56 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Que texto tan duro.

8:38 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

pero, aunque se comprometió con un juramento, no estaba comprometido con nada, comprometerse en el pasado con algo que en la actualidad no cree, y continuar con una forma de vida, que no es en verdad la suya (o si la es pero no la siente) es atentar contra si mismo, es vivir en una mentira (propia; no se diga si tiene razón o no, el creo que no es así) no importa que tan comprometido este, ante el juramento, ante la sociedad, el no está comprometido; simplemente está disfrasado...

No se; no le veo sentido alguno, el compromiso se rompió en el momento en que el dejo de creer, independientemente de lo que haga o deje de hacer, el compromiso ya esta roto.

9:56 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal