martes, julio 31, 2007

Filosofema 2

El mundo es un lugar injusto. Un buen amigo mío acaba de ser víctima de una tremenda injusticia (toda injusticia es siempre tremenda). Él sabe cuál.

Si Dios no existiera, la injusticia tendría la última palabra (¿Kant? ¿san Agustín?). Por eso, Dios castiga a los ateos cumpliéndoles su deseo: enfrentarse al dolor, el sufrimiento y la traición sin otros recursos salvo los que proceden del propio yo. Y de los ateos, los más desdichados son los que tampoco creen en la ciencia. Escépticos e incrédulos no pueden recurrir ni siquiera al prozac (fluoxetina) y otra maravillas de la Modernidad Ilustrada. ¡Ay de vosotros los ateos posmodernos, que publicaís en editoriales de prestigio, porque llorareís mañana!

17 Comentarios:

Blogger charp dijo...

Recuérdelo Doc, el precio de la libertad, el precio de la libertad...

1:33 p. m.  
Blogger Catalina Creel dijo...

¿Acaso no es mejor mandar en el infierno, que ser un esclavo en el cielo?

Y como el infierno está aquí...

Saludos queridito.

3:05 p. m.  
Blogger Justo Medio dijo...

Ay, si tan sólo se convenciera que Editorial Jus es de prestigio...

11:54 p. m.  
Blogger Miguel Tormentas dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

1:59 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Pinchi doc, póngase a argumentar como filósofo y no con amenacitas dizque filosóficas o teológicas.
De verdad que la mejor fábrica de ateos es la iglesia católica.

10:14 a. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

Fluoxac. Yeah.

11:59 a. m.  
Anonymous liberación prolongada dijo...

cómo se ve que no sabes lo que es un antidepresivo.. el prozac está super super out

2:47 p. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

¡Bah! Lo que no entiendes, Héctor, es que más vale una depresión adecuada que una alegría de artificio (fluoxetina).
Escucha "Oiga, doctor" del Sabina.

1:51 p. m.  
Blogger Sphoenix dijo...

Ok, ora entiendo: la trai contra Vattimo. ¿Qué le hizo?

2:27 p. m.  
Blogger Imagíname dijo...

Aun me queda una buena dotación de fluoxetina...

9:22 a. m.  
Blogger Esponjita dijo...

aún así hubo un diógenes que no hubo menester ni de Dios ni de Ciencia para ser Feliz... ni del favor de la fortuna...

¡¡¡vivan los cínicos!!!
¡¡¡viva epicuro!!!

La esponja de Samosata

10:57 a. m.  
Anonymous mecano dijo...

¡ay que pesado, qué pesado!
siempre pensando en el pasado
no te lo pienses demasiado
que la vida está empezando.

cuantas veces te he dicho
que sólo tú tienes la llave
que abre y cierra el dolor

mira que hemos hablado
que los recuerdos son mentiras
y que inundan la razóooooon.

10:58 a. m.  
Blogger Manigüis dijo...

Pobrecito pobrecito pobrecito Doctor!

Relajese. Le puedo dar agüita de manzanilla!

12:08 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

si hay vida después de esta, todos nosotros estaremos friéndonos en el infierno, rogándole al doctor zagal que nos de una gotita de agua. si no... seremos felices de haber vivido la vida loca. jajaja (aunque... más bien seremos polvo, pero polvo feliz)

1:07 p. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

Qué chafa anónimo, en buena lid. Está mal plagiar a Quevedo y hacerlo mediocremente, peor: "polvo feliz". ¡Ay, no ma...!

9:04 a. m.  
Blogger Beautiful Shot dijo...

Mateo Capítulo 14 (1:14)

En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús, y dijo a sus criados: Este es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes. Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano; porque Juan le decía: No te es lícito tenerla. Y Herodes quería matarle, pero temía al pueblo; porque tenían a Juan por profeta. Pero cuando se celebraba el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó en medio, y agradó a Herodes, por lo cual éste le prometió con juramento darle todo lo que pidiese. Ella, instruida primero por su madre, dijo: Dame aquí en un plato la cabeza de Juan el Bautista. Entonces el rey se entristeció; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, mandó que se la diesen, y ordenó decapitar a Juan en la cárcel. Y fue traída su cabeza en un plato, y dada a la muchacha; y ella la presentó a su madre. Entonces llegaron sus discípulos, y tomaron el cuerpo y lo enterraron; y fueron y dieron las nuevas a Jesús. Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades.

A continuación, la multiplicación de los panes.

...pensaba que podía ser interesante ver el destino de un mártir -condenado injustamente- en la más pura tradición cristiana...

8:57 p. m.  
Blogger Msky dijo...

Agregue una pizca de Nietzche y su idea del eterno retorno y listo: Fórmula perfecta para pensar que la vida no vale nada...

1:10 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal