domingo, agosto 19, 2007

Inicio de clases

Mañana comienzan las clases de primaria y secundaria. La tarde más fúnebre en la vida de los niños es la del domingo previo al inicio del nuevo curso.

Esa noche, mi madre se desvelaba forrando con papel verde y plástico transparente decenas de cuadernos y libros. Al otro día tendríamos que cargarlos en nuestras mochilas a punto de reventar. ¿Por qué las escuelas gustaban del verde?: uniformes, paredes, cuadernos. Todo era verde cenizo. Un verde de pintura de aceite. Verde que te odio verde.

Para hacer más llevadera la tragedia, mis padres solían comprarnos algún estuche colorido para lápices o una mochila nueva. La ilusión de estrenar algo mitigaba el sufrimiento. Pero bien pronto, las maestras se encargaban de arrancarnos la poca ilusión que lográbamos forjarnos para enfrentar la escuela.

En tercero y quinto de primaria sufrí la desgracia de tener a Miss Elda como profesora. Una mujer de unos treinta años. Morena, mal encarada y con barros. Siempre me regañaba por mi pésima caligrafía. En tono apocalíptico, aquella arpía profetizaba que, si no mejoraba mi letra, jamás terminaría mis estudios. Quisiera toparme con ella y restregarle mi título de doctorado. Ahora vivo de escribir y mi letra sigue tan fea como entonces. Supongo que ella seguirá martirizando niños en el Instituto Héroes de la Intervención o el Centro Educativo Juan Jacobo Rousseau.

Otro de los engendros del Colegio Carnegie era Mis Bebita. Supongo que su nombre era Genoveva. Una mujer con un peinado alto y maquillada con polvos blancos y rosas. Dizque tocaba el piano y, manteniéndonos de pie durante una hora, nos hacía cantar canciones mexicanas de tipo los Tres Ases (o los Tres Panchos). Un programa ideal para niños… Supongo que estará en uno de los círculos de la Comedia del Dante, donde los conciertos de Kiss a todo volumen la atormentaran por toda la eternidad.

Las misses de inglés, en cambio, eran mejores. Quizá porque no habían estudiado normal y no querían hacer carrera de profesoras.

Teníamos dos directoras. Una para español y otra para inglés. La de inglés se llamaba Miss Scarger y era una anciana gorda y regañona.

Entre mis amigos estaba Scott Corrales. Un muchacho medio mulato, de Puerto Rico, que hablaba más inglés que las profesoras. Un tipo agradable. Sabía mucha historia de Roma y de Ovnis que, por aquel entonces, estaban por invadir la tierra.

He pensado que debería encontrar a los dueños del Colegio Cargnegie y demandarlos por el daño que me causaron. Mi sueldo no me alcanza para pagar las terapias y los psicotrópicos.

11 Comentarios:

Blogger De-Scartes dijo...

otra similitúd entre usted y el dr. house.
sería, por demás, cáustico y agradable que usted también fuera adicto al vicodyn

6:16 p. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

Entro con ilusión a tu bló esta mañana de morriña, pero me encuentro con tus frustraciones infantiles de la paideia mexica. Y recuerdo las mías. Qué horror.
Por cierto, ya invítame a comer, ¿no?

3:56 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Pobre doctor, creo que su infancia se parece a la mía, pues también en tercero tuve a una maestra que me causó grandes traumas al igual que ud.

6:59 p. m.  
Blogger Goldenlink dijo...

tantos años despues, las cosas siguen igual. Yo pienso que nosotros, los jovenes de ahora tambien deberiamos demandarlos, por traumar a nuestros pofesores, que en venganza, nos traumaron a nosotros.

7:24 p. m.  
Blogger The Phoenix dijo...

mmm no me recordó la primaria, me recordó la secu...

me recordó al Cedros...

joer!

12:43 p. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

¡Totalmente, Sergio! ¡Totalmente, carajo, carajo, carajo!

10:06 a. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

Perdón, me emocioné proyectando mis propias fobias, cajum, cajum...

10:07 a. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

Perdón, me emocioné proyectando mis propias fobias, cajum, cajum...

10:07 a. m.  
Anonymous el storms dijo...

escribiendo a computadora

aunque debo admitir, las pocas veces que en clase de introducción vimos diagramas en el pizarrón estaban muy bien hechos... de hecho sólo recuerdo uno solo, una esquematización completa de la filosofía para aristóteles más ilustrativa que la del misimo xavier zubiri

4:38 p. m.  
Blogger Inexplicata dijo...

Doctor Zagal -
¡Gracias por acordarte de este tu amigo que siempre te martizaba con eso de "Roma es mejor que Grecia" en la Carnegie, ja,ja!! Es un placer leer tus recuerdos sobre las maestras que nos hicieron pasar un mal rato..se te olvidó la imponente directora Miss Tere con sus maquillaje digno de una representación teatral, colmada de joyas en todo momento. Saludos desde USA - S. Corrales.

11:22 a. m.  
Blogger El Pardo dijo...

Uta, el garcín siempre quiere que lo inviten a comer.

10:35 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal