domingo, septiembre 16, 2007

Letras


José, cuyo ensayo imito



La letra “A” es amplia y abierta. El alguacil que abre el desfile de las letras. Una vocal anestésica y aletargada. Alfil árabe, tendido entre los almohadones y alfombras de tu alcázar, dormida entre alhajas y alforjas a la orilla de una alberca tapizada de azulejos. Eres letra erudita: la madre del álgebra y del ajedrez. La primera indiscutible: primera en el abecedario latino, el alfabeto griego y hasta en el alephato hebreo.

La letra “B” es abombada y abotargada. Burbuja doble. También puede ser bronca y brava. Una letra bivalente: un día brama brutalmente y otro día es bonachona y benevolente. Quizá, por eso, una letra básica.

La letra es “C” es cacofónica. Como el cocodrilo. Como el crepitar del fuego. Macabra letra carroñera que se nutre de la erre: rocoso, carromato, carraspear. Aunque puede ser cariñosa y cortesana, jamás será refinada, suave, sutil ni vaporosa.

¡Ay la “Ch”! La más mexicana de las letras, jijos de la chigada. Mestiza. Hija de la “C” latina y la “H” griega. México se escribe con “Ch”: chile, charro, chalupa, chichimeca, chayote, chapulín, chupamirto, chinampa, chiripada, chamba, chamaco. Pisas dulcemente y no das pasos sin guarache. Incluso cuando los aztecas te usaban para nombrar un escudo, incluso entonces, sonabas a guerra florida. El chimali, la rodela del caballero tigre, no espanta de tantas plumas que la adornan. Ni siquiera los chispeantes choques de los machetes le achacan a la “Ch” chirridos ni chasquidos del infierno. Eres ligera. Respiras hondamente una “H” y escapas del cerco de la “C” —la consonante cabrona— y terminas columpiándote dulcemente como un chimpancé chistoso.

“D”. Delicada, deliciosa, delicuescente, divina, ducal. Piel de durazno. Dadivosa dadora de dones. Diva, al fin y al cabo, cambias drásticamente cuando la magia de los druidas y duendes te conducen a dragar en las honduras del ser humano. “D” de droga, de drama, de diatriba, de dureza, de discordia, de difamación y, por qué no, de envidia. Dragón del infierno. El dinero demoníaco que dinamita las bajezas de alma se escribe con “D”. La diversión, madre de la dispersión, cabalga rumbo al cadalso donde el destino alcanza a los descreídos. ¡Descastado!, desconfía de la “D”. Dios castigó a nuestro padre Adán con el dolor del trabajo y a los coetáneos de Noé con el diluvio. La “D” disloca, disuelve y distrae. No es la letra de Dios, sino la del diablo.

20 Comentarios:

Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

Héctor, enhorabuena. Qué chulada de texto. Y lo digo a pesar de haberlo escrito tú, que francamente tienes una redacción más bien mala -lo siento: la filosofía echó a perder tu pluma.

Leí esta entrada con fruición. ¡Espero el resto del desfile! Mucho ingenio. Y algo de nominalismo.

5:01 p. m.  
Blogger quepato dijo...

Ay profe, creo que esa es de las pocas cosas realmente bonitas que ha escrito usté

8:44 p. m.  
Blogger De-Scartes dijo...

si sigue así Hans Christian Andersen sladrá de su tumba a golpearlo en la cabeza.
es mejor que escriba de vinos y lugares dónde comer, además usted es mas cáustico.
los parroquianos de la "cfetería Apócrifos" queremos cuchichear de "cosas cultas".

siempre excesos.

9:08 p. m.  
Anonymous Madonna dijo...

Ay, Héctor my love, qué bonito escribes. No hagas caso del envidioso de Garcín, que además está muy feo.
Vivamos nuestro amor prohibido y que la gente hable lo que quiera...

8:18 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

ay escamilla....

1:11 p. m.  
Blogger El Pardo dijo...

Sólo que la Aleph no es equivalente en el alephato hebreo a la "A". Es más, los cabalistas sostienen que la primera letra no es la Aleph, sino la Bait. La Aleph señala sólo un vacío, mejor dicho, el vaciamiento de Dios que se ha de rellenar con el resto de las letras, por eso es muda. Que la Bait sea la primera de las letras lo testifican las escrituras mismas, que comienzan con Beit, aunque ese comienzo supone la aleph, ciertamente: Berashit.

10:27 a. m.  
Anonymous Heideggeriano y poliano dijo...

Pardo,
Pues aquí nada más para saludarte y felicitarte por las pendejadísimas que, a propósito de Heidegger y Lacan, te salieron del hócico y plasmaste con toda pompa en el blog de escamilla.
Vientos, sigue así, vas por buen camino.

9:01 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Esa clase de pendejadísimas se las hemos aprendido al mismísimo Dr. Zagal, quien con dos o tres chascarrillos se carga a todo lo que no conoce o le suena al diablo.

9:19 a. m.  
Anonymous don leonardo dijo...

Pero joder capullo, que me has colocao en el mismo saco que Heidegger.
Si quieren leer una crítica de cómo Heidegger no ha abandonao el límite, pues naa, que se pongan a estudiar mi libro Hegel y el hegelianismo, que es una pasada. Ahí he comentao Ser y tiempo y he hecho mogollón de elucubraciones que se van a quedar flipaos.
Y pues que le mando un saludo al Dr. Zagal, que es más juglar que literato y más filósofo que juglar.

11:53 a. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

Suscribo, Don Leonardo. Suscribo.

2:40 p. m.  
Blogger El Pardo dijo...

Pos saludos a heideggeriano y poliano (¿esto último es por Polo Polo?). Y no voy por buen camino. Buen camino es el que andé, pero ya llegué a donde tenía y quería llegar, pues tengo novia rusa que está bien bonita.

6:09 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

No hay que sorprenderse en lo más mínimo. El Dr. Zagal, que estudió en Navarra pero pretende haber tenido un "Doktorvater", ha aleccionado bien a sus hijos intelectuales.
Y si no, lean el artículo de "memito" en Istmo, donde habla de mil autores que no ha leído (típico Zagalismo: 20 o más nombres mencionados en un pinche artículito de 2 páginas), se carga a Derrida con un puto comentario que denota que no tiene ni puta idea del autor ("sólo importa el texto", como si Derrida no hubiera tematizado la diferencia del otro y su huella en los textos y en la poesía), y encima se cree un literato de primer nivel.
De veras que la pinche soberbia humana no tiene más que ponerse un disfraz.
Y si el pinche Pardo tiene novia boita no obstante las pendejadas que escupe en sus comentarios (según él en clase es muy "refinado" y "matiza"), es porque las mujeres fácilmente se enamoran de pendejos deslumbrantes y omiten lo que verdaderamente vale la pena. Y si no me creen, miren a su alrededor.

7:27 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

escribí "boita" en vez de "bonita", error de dedo y a ver si no se ponen estos pendejos a joder por ahí.
Ya es hora de que alguien les ponga un hasta aquí a estos pinches pseudo-intelectuales del opus dei, que encima se creen las nalgas del rey.

7:30 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Y para que les arda más. Heidegger y Derrida, pésele a quien le pese dos grandes figuras intelectuales del siglo XX, no argumentarían con inmensos pendejos como Zagal, Pardo y Guillermo. Tan sólo les reventarían un pedo en la jeta, y chance ni eso.

7:35 a. m.  
Blogger El Pardo dijo...

Me confunde anónimo. Yo no soy del Opus Dei. No estudié en la UP y ni siquiera soy católico romano. Nunca estudié en el extranjero ni quise hacerlo, ni en Navarra, ni en Friburgo ni en ningún Paris, porque no tengo complejos de andar reverenciado a nadie, ni a extranjeros por serlo, ni a figuras intelectuales del siglo XX por serlo. Justamente por ello, aunque reconozco, como puede hacerlo cualquier pendejo como el anónimo (quien sin embargo ha de ser un vil chaquetín incapaz de deslumbrar mujer alguna con pendejadas,tan profundo es él - Don Anónimo, usté es un resentido, porque bien sabido y demostrado está que la gente se dedica a la filosofía para poder llevarse a casa un buen par de tetas, aunque resulta que las de Hanna Arendt no estaban tan buenas), que Heidegger y Derridá son dos grandes figuras intelectuales del siglo XX no por eso voy a hincar la rodilla ante ambos. Parece ser que quien sí está hicado a la altura de las nalgas de las dos grandes figuras intelectuales es el anónimo, aunque justo frente a las antípodas de las nalgas. Por cierto, muestra del pendejismo del anónimo es creer ver argumentos donde no los hoy. Ni yo hice argumento alguno cuando hablé de Heidegger - sólo aseveré desde mi ronco pecho-, ni Heidegger hizo ninguno en su tiempo -como debería saber cualquiera que lo haya leído atentamente y no crea que argumento hay cuando simplemente asevera una figura intelectual del Siglo XX-. Además, esto que digo no va en demérito de Heidegger, pues es Heidegger mismo quien desprecia explícita y programáticamente el argumento a favor de la fenomenología existencial, al principio, y de la hermenéutica de la facticidad, al final. Hay que leer a los autores y no sólamente estar oliendo sus pedos.

11:00 a. m.  
Anonymous próximo doctor eclesiae (a huevo) dijo...

Héctor, hijo mío:
Hoy he llorado nuevamente lágrimas de sangre.
Tu blog, lejos de ser luminaria de la fe, está fomentando la estulticia y la lujuria.
El individuo denominado "Pardo" - de quien dudo mucho su alma se vaya a salvar - se ha atrevido a mencionar las partes nobles de una mujer, para escándalo de las buenas costumbres.
Por otra parte abunda la mentira, pues el sujeto Pardo sabe que no estudió en Friburgo o en París no por falta de ganas, sino por ser un burro y tener malas calificaciones, además de brillar por su falta de talento.
La envidia corrompe el corazón de algunos, como es el caso de Garcín Altoalcázar, quien no deja de agredirte con comentarios donde pone todo su hígado y mala leche.
Tus aduladores carecen de sentido crítico y dicen que sí a todo lo que dices, y entre que son peras o son manzanas nunca faltan los lamehuevos.
Si no haces penitencia, vas a freírte en el infierno o de menos vas a pasar un billón de milenios en el purgatorio.
Como penitencia tienes que ponerte un trillón de azotes en las posaderas y rezar mil aves marías, mil padres nuestros y mil adorote devote dentro de una tina llena de hielos, para que se te quiten las calenturas que tienes en la cabeza.
Y que conste que no doy un céntimo por tu alma...

3:04 p. m.  
Blogger El Pardo dijo...

Uta, de nuevo los complejos. Cualquier borrico estudia en París o en Friburgo. Yo pude haber estudiado allí, pero eso no hubiese singificado tener talento, sino meras ganas de viajar. Eso de presumir en qué país estudió uno sólo delata lameculismo. Además, no tuve malas calificaciones, aunque eso tampoco tiene que ver con talento, porque esas fue posible que las haya obtenido debido a que la mayoría de las materias las curse con maestras, a quienes dejaba encantadas por mi porte, personalidad y bonita voz, aunque nunca por mi talento (salvo que se interprete como talento cantar "ojos negros" como nadie).

2:48 a. m.  
Anonymous sergio lozano dijo...

ya pardo, tenle tantita piedad
jajajajaja

5:17 a. m.  
Anonymous Jet Li dijo...

Pues yo sostenel filmemente que Paldo calecel de talento filosófico y no gustale a las mujeles. Tenel novia bonita pol habelse cagado y pol habela timado haciendole cleel que tenel celeblo.
Yo sostenel que Galcín sel envidioso y no sopoltal que el Doctol Zagal le supele en la esclitula.
Y sostenel que Guillelmo sel talado de nacimiento y si como esclitol es malo como filósofo sel peol.
Y si alguien no estal de acueldo y ponelse muy salsita, le leto a plobal la fuelza de mi kung-fu.

7:22 a. m.  
Anonymous prepo up dijo...

No manches, esa pelea está poca madre y las viejas ahí están bien bonitas y bien buenotas.
Yo quiero más de esos madrazos tan chidos y menos mamadas dizque filosóficas...

8:37 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal