sábado, diciembre 22, 2007

Yo, Satán VIII: Job


Temporalmente suprimido

3 Comentarios:

Anonymous Phil Collins dijo...

En el fondo, Héctor, sigues adoleciendo del mismo defecto de siempre: Cuando hablas de Dios lo haces amenazando, y presupones que eres "autético", eigentlich, es decir que gozas de una experiencia mística incomunicable. Pobres de los ateos si no les ha tocado en gracia esa experiencia. Se te aplica lo que bien critica Adorno: déjate de experiencias auténticas y ponte a argumentar, que no todo es amenacitas de que la gente se vaya al infierno, todos menos tú.
Y por favor, búscate un público adulto... Te hace falta no rodearte de tanto púber que te hace creer invencible e irrefutable.
Y búscate una buena mujer. Dedícale esta rola!!!

10:29 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

lo de arriba, suena a q lo escribió juan manuel escamilla

5:14 p. m.  
Blogger Goldenlink dijo...

jajajaja yo creo que los ateos son ateos, porque al final quieren decir, "ya vez, yo tenía la razón" o en el otro caso "wow que gran sopresa me he llevado" al final, los ateos no le pierden mucho, claro que los pecadores tampoco le perden tanto, siempre tendrán el argumento de "yo siempre quise una casa en un lugar caluroso, y mirame ahora en el lugar más calido de la eternidad"

12:18 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal