jueves, marzo 06, 2008

Ancianidad y corrección política

La semana pasada visité un asilo de ancianos. La corrección política les llama de otra manera: "casas para personas de la tercera edad". Me parece que hacemos un flaco servicio a la vejez llamándola de otra manera. El eufemismo es una concesión a la discriminación, pero de eso escribiré en otra ocasión.

Saludé a cincuenta ancianos. Muchos de ellos en silla de ruedas y, muchos otros, con síntomas de demencia senil. Platiqué un rato y traté de sacarlos de la monotonía, aunque fuera por unos minutos.

Es muy duro entrar a un lugar sabiendo que la única manera de salir de él es en caja.

6 Comentarios:

Anonymous b dijo...

queremos a satán!!! queremos a satán!!!

7:42 p. m.  
Anonymous El diablo dijo...

quí toy...

7:03 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

pinche puto el unico ruco eres tu

1:22 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Pero doitor, si usted cree que unos ancianitos van derechito al cielo y otros derechito al averno SI NO SON CATÓLICOS, ROMANOS y BAUTIZADOS. Si no cómo justifica tanta amenaza que usted profirió haciéndose pasar por el mismísimo Belcebú?

10:27 a. m.  
Blogger Garcín Altoalcázar dijo...

No, Héctor: se llama "Hospital geriátrico".

2:39 p. m.  
Anonymous Alonso el numerario dijo...

Soy un fantasma...

8:51 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal