jueves, mayo 22, 2008

Regreso a la realidad 2

La realidad no me ha recibido del todo mal. Mi primer viernes ciudano, es decir, fuera del servicio público, resultó bastante divertido. Asistí a una cena informal en casa de un matrimonio italiano. Disfruté de un proseco con salmón ahumado y, despúes, un par de platos pasta francamente sabrosos, con un tinto de Umbria. De postre, la mousse de limón y un extraordinario café. Uno de los invitados, un pianista de concierto, toco cinco o seis piezas. Entre ellas una conmovedora chacona de Bach. ¿Por qué será que Bach me conmueve? No hay en él patetismo ni virtuosismo estéril. Creo que "eso" es los sublime. Las grandes composiciones de Bach son la única manera de aproximarnos a la eternidad (supuesto que ésta exista). No es placer, ni belleza, ni razón, es la experiencia de algo que, siendo sensible, está mas allá de los sentidos. Mozart, por el contrario, es un genio juguetón. Incluso en el Requiem hay en él un deje de frivolidad. Mozart puede ser apotéotico, jamás místico. ¿Beethoven? Un genio impetuoso al que, con frecuencia, lo traiciona el sentimentalismo almibarado.

6 Comentarios:

Anonymous el sofista enmascarado dijo...

Bienvenido a mi estilo de vida

5:59 p. m.  
Blogger Lauro dijo...

Hey Doc, le invito un cafe, que dice?

9:42 p. m.  
Anonymous Natur Line Sex dijo...

Felicidades, a veces un sueño es algo por lo que pocos se atreven a luchar. Sólo puedo desearos un maravilloso futuro. recibe un fuerte abrazo. Natur Line Sex

8:35 a. m.  
Anonymous el hermano lelo dijo...

Oye Hermano Lelo, me dejaste impresionado, sluuuuurp, con tus conocimientos musicales mezclados con tu filosofía barata.

10:14 a. m.  
Blogger The Phoenix dijo...

A poco jué rico, doc?

5:21 p. m.  
Anonymous Alonso el numerario dijo...

Incipit proelium, hodie pugnandum, lapide fracto.

9:20 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal