martes, septiembre 16, 2008

El puente

  1. Preparativos: asistí como sinodal a un examen de maestría en CU por la mañana del viernes y llegué tarde porque todos los estacionamientos de invitados en el estadio estaban saturados. Por la tarde, apliqué un examen sobre Platón. Mis alumnos salieron bastante mal. Lo peor de todo es que ellos me caen muy bien.
  2. La noche del 12 cené en el San Ángel Inn con varios colegas. Hablamos de filosofía antigua. Cené gazpacho "castellano" (con aguacate.... fruto típico de Castilla), crepas de huitlacoche (fabulosas), isla flotante (exquisita). Bebímos un vino mexicano francamente bueno.
  3. Después de la cena, asistí a una fiestecilla inmoral y decadente en la calle de Huatusco.
  4. El sábado por la mañana dormí, dormí, dormí. Salí de compras y llevé a casa varios litros de helado de Roxy: mamey, naranja y vainilla. El mamey es, sin duda alguna, la fruta más sabrosa del mundo. Su sabor es extraordianariamente delicado. No tiene parámetros. No se parece a ningún fruto.
  5. Comí en compañía de mi familia: tallarines con jamón serrano y camarones en salsa americana. Bebí un Ribera del Duero que Mauricio tuvo la gentileza de regalarme.
  6. Por la noche, fui al cine en compañía de Eduardo. Vimos Arrancáme la vida, pues pretendía sacar una reseña sobre ella. No me gustó. Las actuaciones son pésimas. Las muchacas poblanas de los años treintas hablan como niñas fresas de Bosques... La escenografía es muy pintoresca. Una especie de Frida (con Salmita) combinada con un cuento de Ibargüengoitia y escenografía de El Zorro. Los actores son dignos de una novela de TV Azteca.
  7. Después asistí a una fiestecilla, también inmoral y decadente, en la calle de Havre, en una vieja casa porfiriana.
  8. Domingo por la mañana: publiqué un artículo en Reforma. Creo que no le cayó bien a un par de personas que, curiosamente, comenzaron a dar entrevistas sobre el tema el lunes y el martes...
  9. Después de leer mi artículo con fruición onanista: dormí, dormí, dormí. Desperté. Escribí. Escribí. Escribí. Por la tarde, tomé un café con Ángel que, al final, sólo quería pedirme prestado dinero. Me enfadó su desfachatez.
  10. Comí chocolates y más nieve de mamey para superar el enojo.
  11. Por la noche: bebí un par de copas con mi amigo Pedro. Es un tipo brillante. Hablamos de política nacional y concluimos que, si la Virgen de Guadalupe no interviene pronto, a este país se lo va a llevar la fregada.
  12. Los chamacos recibieron, sin nuestro permiso, un gatito. El animal no cabe en casa y tuvimos que conseguirle un hogar adoptivo al animal. Ya tenemos un perro y un canario. El felino hubiese sido demasiado.
  13. Día 15. Fui con O. al cine. Vimos Rec. Nos salimos porque es mala y mareadora. Un churro español. Con la técnica de El proyecto de la bruja de Blair y el tema de Resident Evil. Un virus infecta a los inquilinos de un edificio y los vuelve agresivos....
  14. Visité a un anticuario. Me ofreció unos cuadros que me interesan mucho, pero soy pobre.
  15. Di el grito con Alejandro, Diego, Horacio, otro Diego y una chica cuyo nombre no recuerdo. Bebí coca light y comí papas sabritas. Debo tener los triglicéridos por los cielos.
  16. Día 16: vi el desfile en la televisión.
  17. Comí con mi amigo Marcelo B, de visita en el país. Me impresiona su amabilidad, su inteligencia, su capacidad de trabajo. Está a la altura de cualquier profesor de Alemania o de Estados Unidos. Es un helenista experto. Comimos carne de Sonora.
  18. Por la tarde, asistí a una fiesta nudista. Me encontré caras conocidas.
  19. No hice ejercicio. No seguí la dieta. No fui un hombre virtuoso. No lloré por Mariana (q.e.p.d).

7 Comentarios:

Blogger La chica bipolar dijo...

Pues no. Cuentan las malas lénguas que tan mala tan mala no fue lo de lo voluntario y lo involuntario en Aristóteles. De hecho esas mismas malas lenguas opinaron que resultó más convincente que la postura de un estoicólogo que andaba por ahí.

Me da usté mucha curiosidad. Ojalá nunca me lo encuentre de carne y hueso. Es infinitamente interesante en el blog...

11:48 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

eres un pinche ruco puto

10:56 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

# Por la noche, fui al cine en compañía de Eduardo. Vimos Arrancáme la vida, pues pretendía sacar una reseña sobre ella. No me gustó. Las actuaciones son pésimas. Las muchacas poblanas de los años treintas hablan como niñas fresas de Bosques... La escenografía es muy pintoresca. Una especie de Frida (con Salmita) combinada con un cuento de Ibargüengoitia y escenografía de El Zorro. Los actores son dignos de una novela de TV Azteca.

Su redacción sigue incorrecta. La parte de las muchachas está mal. La redacción también baja puntos en sus trabajos Dr. Zagal.

Atte.
F. Sosa

8:22 p. m.  
Blogger Pascual Cabezas dijo...

¿A la altura de cualquier profesor de Alemania o EE UU? O esto es malinchismo destilado al máximo (cualquier profersor alemán o gringo se codea con Kant y es faro de sabiduría para las naciones) o manera elegante y disimulada de decir que el tal profesor es un mediocre (porque la verdad es que un profesor alemán o gringo cualquiera suele ser un profesor mediocre). Por cierto, se dice años treinta, no años treintas; también se dice niñas fresa y no niñas fresas.

4:51 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

perdon pero eres un puto pendejo, filosofo mi buen es lo mismo que mierda

7:41 p. m.  
Blogger Esponjita dijo...

yo no sé pascualín, pero de que M.B. es lindo, está lindo...

11:25 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Ay este doctor que se la pasa tragando...

10:01 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal