jueves, octubre 09, 2008

Convalecer

  1. Estuve cerca de la muerte. El catarro atenazó mi alma y, por poco, y voy a dar con mi alma a los círculos del Dante. ¿Cómo pesqué esa gripe infernal? Tengo dos hipótesis. La primera es que no me cubrí lo suficiente en la última fiesta nudista a la que asistí. El sábado asistiré a otra reunión de ese tipo, si el lunes amanezco resfriado habré demostrado que esa fue la causa. La segunda hipótesis: gasté el domingo antepasado ordenando la sección de libros antiguos de mi pequeña biblioteca. Quizá entre hoja y hoja se escondía un virus añejo y taimado. No tengo cómo verificar tal explicación.
  2. Sin embargo, aproveché el tiempo de agonía: vi televisión hasta sangrarme los ojos. Disfruté mucho de Neutrón contra el Dr. Caronte y de Neutrón contra los autómatas de la muerte, aunque me dio mucha pena constatar que hubo un tiempo cuando los delincuentes mexicanos tenían la capacidad técnica para poner en jaque al mundo con poderosas armas nucleares. Hoy, en cambio, lanzan granadas sobre muchedumbres inocentes e indefensas.
  3. Me enfadé con la película Zulú. Trata de la gesta de unos soldados británicos que resisten dentro de los muros de una misión a cientos de nativos. La pregunta obvia es: ¿qué demonios hacian los militares ingleses en África? La respuesta es, también, obvia: conquistando el mundo ancho y ajeno. El Imperio Británico está fincado en la piratería.
  4. Iron Chef despertó mi espíritu filosófico. ¿Podemos conmesurar las diversas tradiciones gastronómicas? ¿Puede competir el sashimi con la fabada asturiana? Despúes de varios capítulos quedé convencido del etnocentrismo de los jurados. Los chefs gringos (casi) siempre ganan porque los paladares de los jueces son gringos.
  5. Para recuperar las fuerzas consumidas por la enfermedad, me atiborré de carbohidratos. Ahora pago las consecuencias: engordé y debo bajar los triglicéridos.
  6. El lunes mejoró mi salud y pude asistir al trabajo. Al mediodía comí sopa de flor de calabaza con elote y, de plato fuerte, pipián rojo con chilacayote. El guisado fue verdaderamente extraordinario. No hay duda de que la comida casera mexicana es algo muy serio. Iron Chef nos hace los mandados.
  7. El martes comencé a leer el Corán. No lo entiendo. Lamento que Luis Xavier no esté en México para orientarme.
  8. El miércoles, un estudiante me preguntó cómo debían interpretarse los pasajes bíblicos de la caída de Adán y Eva, y el del arca de Noé.
  9. El jueves, es decir hoy: comí pechuga asada con verduras cocidas. Los chayotes, las calabazas y los ejote me encantaron. Un indicio de envejecimiento es que a uno le gusten las verduras cocidas.

6 Comentarios:

Anonymous Calderón dijo...

Respecto al punto 4, si es que entendí bien sus primeras clases:

Hegel diría que sí en la medida de que una cocina se encuentre en un nivel de progreso más alto.

Nietzche, por el contrario, diría que no porque el progreso es un prejuicio burgués y Dios-nos-libre, aunque Dios esté muerto.

Gadamer diría que son conmesurables en la medida en que los jueces sean capaces de conocer y superar sus prejuicios para traerlos hacia su horizonte de entendimiento. Deben enfrentar la comida sabiendo que ni el Iron Chef ni el retador les dirán lo que ellos no conocen de sí mismos.

Yo diría que ninguno de esos muchachones es gastrónomo, así que tal vez juzgar un estilo de cocina en contra de otro no sea el marco de referencia adecuado. Tal vez sería mejor juzgar cosas como qué plato es más coherente o, más bien, qué sabe mejor, aunque quién sabe si se pueda tener un juicio objetivo de ese modo.

De ahí al gusto...

8:18 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

el doctor extraña a su discipulo PIU

8:26 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Por eso te va mal en la vida: Buscas la verdad en los lugares y con las personas inadecuadas. Si quieres entender el Corán, no le andes pidiendo la opinión al lento del Piú, sino lee los comentarios que RUMI hace del Corán. Ya después pregúntale a Luis Xavier sus opiniones sobre el Corán, y vas a notar que hay una diferencia de millones de mundos entre un genio como el poeta, filósofo y teólogo persa y un profesorcito de la UP.
Y ya le dijiste a tu director espiritual lo que andas leyendo? Te vas a ir al hoyo más negro del infierno y vas a sufrir que ni Dante mismo podría narrarlo.
Y si no te quieres ir al infierno, por fa corre de tu blog y memes ñoño y a "San" De-scartes.

9:06 a. m.  
Blogger Esponjita dijo...

No, no, muy mal. En la próxima fiesta nudista puede taparse... que se yo, con una red o algo que lo proteja de la intemperie pero no de la luz (o se la pasa en el solecito)

Me declaro su fan incondicional...

PD: sober Iron Cheff:
Pos ellos estan concientes del prejuicio etnocentrista. Por algo el programa original es japonès, y nosotros tendrìamos que comprar la franquicia para que compitiera el pipían rojo con Chilacayote (tengo hambre maldita sea!!!!!!!)

2:13 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Todos los concursantes de Iron Chef son americanos, por algo se llama Iron chef america, por otro lado al parecer no sabe mucho de gastronomia ya que Estados Unidos tiene el nivel mas exigente gastronomicamente hablando en el mundo.

4:16 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¿ Y para qué quiere entender el Corán?¿ para qué lee eso?

8:03 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal