jueves, mayo 22, 2008

Regreso a la realidad 2

La realidad no me ha recibido del todo mal. Mi primer viernes ciudano, es decir, fuera del servicio público, resultó bastante divertido. Asistí a una cena informal en casa de un matrimonio italiano. Disfruté de un proseco con salmón ahumado y, despúes, un par de platos pasta francamente sabrosos, con un tinto de Umbria. De postre, la mousse de limón y un extraordinario café. Uno de los invitados, un pianista de concierto, toco cinco o seis piezas. Entre ellas una conmovedora chacona de Bach. ¿Por qué será que Bach me conmueve? No hay en él patetismo ni virtuosismo estéril. Creo que "eso" es los sublime. Las grandes composiciones de Bach son la única manera de aproximarnos a la eternidad (supuesto que ésta exista). No es placer, ni belleza, ni razón, es la experiencia de algo que, siendo sensible, está mas allá de los sentidos. Mozart, por el contrario, es un genio juguetón. Incluso en el Requiem hay en él un deje de frivolidad. Mozart puede ser apotéotico, jamás místico. ¿Beethoven? Un genio impetuoso al que, con frecuencia, lo traiciona el sentimentalismo almibarado.

domingo, mayo 18, 2008

Regreso a la realidad

Quien no esté listo a violar de cuando en cuando sus principios, más que mártir, acaba de asesino
Nicolás Gómez Dávila

Nuevamente soy un profesor clasemediero, de aspiraciones pequeño burguesas, que enseña ética en una pequeña universidad del tercer mundo. Abandoné (por ahora) la intriga palaciega y el ajetreo burocrático. Los cambios en mi vida se suceden rápidamente. Regreso al cauce manso y monótono de la Aurea mediocritas.

1.- Los triglicéridos vuelven a la normalidad. Es la sana consecuencia de comer en casa, y no hamburguesas colesterosas en la oficina.

2.- Avanzo rápidamente en la lectura de Poniatowska (Hasta no verte Jesús mío). Novela muy bien escrita, pero en la última parte, la autora se engolosina con la receta. En cualquier caso, se trata de un texto magífico.

3.- Trabajo en las reseñas de un par de libros: uno sobre filosofía árabe y otro sobre el motor inmóvil de Aristóteles.

4.- Planeo un tercer libro de análisis político. Será sobre el próximo presidente de México.

5.- Escucho a Bach, sin duda, el artista más inspirado de Occidente.

6.- Exploro las texturas en el óleo y el acrílico, con la ilusión de montar una exposición.

7.- Me doy cuenta, una vez más, de que mi amigo Enrique del C. debería ser contratado de inmediato como asesor de Presidencia. Realmente conoce los tejes y manejes de la Realpolitik mexicana.

8.- Me arrepiento de mi juventud intolerante.

9.- Retomo el blog y escribo tonterías con la certeza de que mis adversarios políticos monitorean mis idioteces, buscando un desliz como esta "entrada" para echármelo en cara….

sábado, mayo 03, 2008

Parte del día

  1. Ya no tengo chofer.
  2. Estoy con catarro.
  3. Nuevamente soy pobre.
  4. Juan se enojó conmigo.
  5. Sigo a dieta

jueves, mayo 01, 2008

Día del niño

¡Que encantador es el niñito. El mal mismo en encantador en miniatura. Hasta el infierno en forma de bolisillo y el mismo demonio, si se presentara del tamaño del dedo gordo y cola de ratoncito, serían encantadores”.
Alfred Polgar, La vida en mínúscula

Acabo de regresar de Zürich, donde asistí a un congreso internacional sobre infancia. Uno de los ponentes criticó los sistemas políticos adulto-céntricos. No sé qué quiso decir con ese adjetivo. En cualquier caso, me molesta la idealización de la niñez. Hablan de ellos como si fuesen criaturas impolutas. Los niños son ingenuos, pero no inocentes; son groseros, pero no sinceros; despilfarradores, pero no generosos. Tienen todos los defectos del homo sapiens y pocas de sus virtudes. Los adultos debemos educar su crueldad y egoísmo innato; de lo contrario, se matarían entre ellos. Un pediatra le explicaba a una madre aprensiva:
-- Señora, es normal que su niño lloré cuando lo lleva a la escuela. Es muy duro para ellos.
--- Es que los niños se tratan con la ley de la selva.
-- No señora, se tratan con la ley del kinder, que es mucho peor.