domingo, abril 12, 2009

Decálogo I: de cuando me sentí poeta místico

“Yo soy Yahveh, Dios tuyo, que te ha sacado del país de Egipto, casa de esclavos. No tendrás otros dioses además de mí. No te harás estatua, ni imagen alguna de lo que hay arriba en los cielos, o abajo en la tierra, o en las aguas, debajo de la tierra. No te prosternarás ante ellas ni les darás culto, porque yo yahvheh, Dios tuyo, soy un Dios celoso que castiga el pecado de los padres en los hijos, hasta la tercera y la cuarta generación de los me odian, pero que muestra amor hasta la milésima generación de aquellos que me aman y guardan mis mandamientos”
Exódo XX, 2-6

I

Yo soy el Tres Veces Santo
y siempre están en mi presencia
los pecados de tus hijos, nietos y bisnietos.
los pecados de tus padres,
y los de los padres de tus padres.
Yo soy el Tres Veces Santo
te cobraré la limosna retenida,
el salario mal pagado,
la misa mal oída,
el erotismo refinado,
el vino, el ron, gin and tonic
whiskie soda (en las rocas por favor).
¡Ah!
y también la ira, el golpe, la burla,
la tristeza, el rencor, la venganza,
la melancolía
sí, también la melancolía, y más aún si es suicida

II
Los cristianos son pésimos comerciantes
Mira que decir
“con todo tu ser”
Una función asintótica ad infinitum

Yo Soy el Tres Veces Santo y
exijo para mí
el caballo negro
el caballo blanco
el jinete inteligente,
en suma, el carro alado completo
¡Ah! Y también a la cárcel del alma
Porque la celda puede ser excesivamente cómoda

Ni un minúsculo apetito
ni un pensamiento errabundo
solitario
guardarás en la caja de caudales
porque llegará el Ladrón
(algunos lo llaman Padre Tiempo)
y tus guardaespaldas
custodios,
policías.
jaurías y lectores de retinas,
cercas electrificadas
serán horadadas.
La caja de seguridad
será, simplemente, violada.
Es decir, saqueada.
Lamentarás haber invertido
la eternidad
(para siempre, para siempre, para siempre)
en el lapso
a corto plazo.
Lo lamentamos,
La Tesorería del Espíritu
(de la que soy el Accionista Mayor)
sólo acepta cheques firmados en blanco

Yo-Soy no soy un Zeus barbado
ni un Júpiter Capitolino
a quien se le engaña con huesos grasos
—¡Prometeo ven a salvarnos!
Anda, grita más fuerte,
que Prometeo está condenado
en el infierno cristiano
a donde ni siquiera el Cancerbero
se atreve a meter una de sus tres cabezas
¿Qué puede Hércules pagano,
—el bastardo de Zeus—
contra Miguel y su legión de ángeles?
Yo-Soy
(que ni a mi propio Hijo perdoné)
no me apiadaré de los hijos de Prometeo
Prometeo-Santo-Titán-Patrón de los cambistas
que intentan comprar barato para luego vender caro

—Hosanna, Hosanna, Hosanna
¡Canta más fuerte que no te oigo!
—¡Hagios Athanatos!
¡Canta más fuerte que no te oigo!

Cambistas de almas
Abogados-intérpretes del Pentateuco
no admito rebajas
ni interpretaciones comprensivas
ni ofertas por inventario
ni cómodas mensualidades
o doce pagos sin intereses
Yo-Soy sólo acepto el pago en riguroso contado

4 Comentarios:

Anonymous Alonso el numerario dijo...

Soy un fantasma...

5:03 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¡Que Dios tan feo retrataste!
definitivamente creo que te falló... Dios es AMOR

11:55 p. m.  
Blogger El guz dijo...

Si Dios es amor, no creo que le moleste que lo retraten feo, al fin y al cabo perdonará que lo hayan retratado así ¿no es verdad?

por otro lado...

el epigrafe es curioso, exponer que Dios exige no tomar a otros dioses delante de Él ¿Será que los otros pueden ser tomados como tales?, ¿acaso los otros "dioses" les ocupa algo del Dios de los Hebreos?

Como quiera que sea, el poema me gustó y se me hizo curioso que Prometeo esté encadenado en el infierno y que Cerbero no llegué allí y que Zeuz...

Me gustó, es el mejor de los tres decalogos hasta ahora expuestos.

12:43 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

... grande lo de los "cheques en blanco"...

Dios feo? hombre, Dios siempre me ha parecido un gran humorísta.

12:57 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal