viernes, abril 03, 2009

Ivanov et al




  1. El domingo por la noche me invitaron a ver Ivanov en el Teatro de la Ciudad. La presentación fue en alemán con una pésima traducción dizque simultánea. Colocado cómodamente a la altura del techo, el público podía seguir los letreritos con los parlamentos. La ventaja es que si uno seguía la traducción, ya no hacía falta poner atención a la representación nebulosoa y enfática, ansiosa de originalidad. ¿Por qué será que los directores no se contentan con una sencilla obrita de Chejov montada de una manera conservadora y burguesa? No me animé a publicar en el periódico mi reseña. La autocensura es endemoniada.

  2. Hace un par de semanas asistí a una reunión en la exhacienda de Santa Clara Montefalco con los alumnos del bachillerato. Hace algunos años que no asistía a una actividad de ese tipo y me divertí. Nada más al entrar, me topé con una alumno en boxers, semidesnudo, jugando a las cartas con el resto de sus compañeros. En mis épocas de estudiante de la preparatoria de la Panamericana, no se podían hacer tales desfiguros. Lo más que había eran bombas en la biblioteca y robos de exámenes, previo soborno del personal administrativo. Lo de las bombas no es una metáfora: un muchacho perdió la mano. En fin, el caso es que la visita me sirvió para repasar lo que Madame Calderón de la Barca dice de la hacienda de Santa Clara: asoleada y triste.

  3. Hoy viernes comí con Juan Carlos en el Bistro Mosaico. Me encontré a la familia de Guillermo N. Comí salmón ahumado, esmedregal a la vasca, y un pastel de café con helado de vainilla. Bebí un tinto sudafricano artificioso y amanerado. Juan Carlos y yo discutimos sobre política.

  4. Escuché a Bach. Horacio Franco dijo en alguna ocasión que Bach es tan espiritual que raya en lo abstracto. En efecto, Bach es genial.

  5. Compre en Tout de chocolat cáscaras de toronja recubiertas de chocolate. Se me ocurrió guardarlas en la cajuela del auto y, lógicamente, se fundieron. Sin embargo, aún así son muy sabrosas.



7 Comentarios:

Blogger Julia Martín dijo...

¿Vale la pena o no el ir a ver a estos alemanes?
Me pasó algo similar con la Orestiada. Es imposible ver todo y leer los subtítulos.

1:14 p. m.  
Anonymous cándido dijo...

Dr., sólo una pregunta, si la haciendo de Montefalco es triste, por qué siempre llevan a los muchachos ahí?

6:15 a. m.  
Anonymous Alonso el numerario dijo...

Soy un fantasma...

5:03 p. m.  
Blogger Esponjita dijo...

Yo iba a opinar de la guayabera que no pude ver porque a esa hora tenía clase en la lejana facultad, donde Tomás hace uso pervertido de Avicena para refutar al perverso Comentador... pero se me adelantó con otro post.

Y sobre la obrita burguesa de Chejov: la última vez que vi representada una, el protagonista era Carlos Ignacio, todo muy como los Televiteatros que en los ochenta ponía en escena televisiva Silvia Pinal.
De todos modos, si la hubieran puesto en ruso, tampoco le habría dado tiempo de leer los letreritos.

Salú:

la esponja comentataria.

PD: con todo y los desfiguros permitidos en la ENP, hubo una especie de bomba en el baño de las niñas alguna vez que disminuyó para siempre a mi oído derecho... Y no sé si era por pública, pero había toda una organización en el estacionamiento que ponía a subasta los reactivos de matemáticas V (que por cierto, me contaron los defraudados, no eran los reactivos correctos).

2:49 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Felices Pascuas Dr.!!!

4:37 p. m.  
Anonymous don leonardo dijo...

Joder capullo,
Que eso de los letreritos te ha pasado porque no has aprendido alemán, ni griego ni nada. Que sólo hablas y escribes una lengua impura, que de castellano no tiene nada de nada.
Que si aprendieras alemán podrías leer en directo a Thomas Mann, no como tus discípulos el Memo Memez y el Pinocho, a quienes se les escapan mogollón sutilezas por no hablar y leer sino mal castellano.
Pues nada, para terminar, que visiten mi página, que he publicado y me han publicado mis admiradores.

1:15 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Te recomiendo las papas cubiertas de chocolate de Le Chocolat... pero no las dejes en el coche.

El Bistro Mosaico y Bach...WOW, ¡dos delicias!

12:02 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal