martes, junio 16, 2009

Turismo de playa

El viernes volé por la noche a Guadalajara para dar una conferencia a un grupo de hoteleros. El domingo viajé por la mañana a Puerto Vallarta, donde el pasado lunes di la misma conferencia a otro grupo de ejecutivos: ética del servicio. En Vallarta me alojé en un hotel dizque de cinco estrellas, donde no servía la caja de seguridad, la tina estaba tapada, y el aire acondicionado no se podía regular. Resultado: me enfermé de la garganta y me pesqué un pie de atleta. Por si fuera poco, el mar estaba infestado de medusas y no pude bañarme en él.
Ayer por la tarde, tras la conferencia, hice migas con un chico que trabaja en un casino. Le pedí que me mostrara la ciudad real. Viajamos en un camión guajolotero, pues como en la grandes ciudades turísticas, los servicios públicos son muy malos. El turismo no mejora la vida de los ciudadanos de a pie.

4 Comentarios:

Anonymous Alonso el numerario dijo...

Soy un fantasma...

8:38 a. m.  
Anonymous San Rafael dijo...

Héctor,
Lo que te ha sucedido no son azares ni culpa de otros, sino castigo por tus horrendos pecados. En vez de hacer todo el día apostolado (la única razón de tu existencia mísera), te vas a lugares donde impera la lujuria y pululan los glotones.
Te olvidas de que no estás destinado a ser filósofo original, ni "especialista" en Aristóteles (para eso Dios ha escogido otros en Inglaterra, Francia y Alemania), ni premio Nobel (quítate esa obsesión, no tienes ni tendrás el nivel). Tú tienes que hacer apostolado y nada más, sobre todo en la Prepa y tus alumnos de los primeros semestres de Filosofía.
Por demás, lee, lee a tus criaturas, tus engendros "filosófico literario":

JUAN MANUEL ESCAMILLA
El sexo de los hombres rotos
lo suyo tiene de angustia, de naufragio.

Uno se aferra a la espalda del otro,
desesperado,
por ver si desaparece el mundo un rato
o ya de plano.

Se aferra con ansias cada uno
a ese instante que, en el otro,
creyó engañar un instante a la muerte.


II

Desnudar el sexo.
De metarrelatos.
Reducirlo a lo que es:
un intento.

El desafío de dos noches,
deliberado:
la del amanecer
que revela a los amantes
desconocidos, extraños,
y la definitiva, ya noche
sin horario.

Decir, aunque duela, que
la resistencia a la soledad,
esa otra muerte, queda
también aquí defraudada.

Quitarle al sexo el sonrojo.
Y luego vestirlo de nuevo
de intento, es preciso.
Decirle amor.

Zum Kotzen! como diría Eduardo Charpenel. Este tipejo tiene de poeta lo que tú de galán de cine.

y peor aún:

GUILLERMO N.
"Adivina qué, ya acabé Proust"
Con todas las fuerzas y con todas las ganas, no es así como me rasco la espinilla que me salió en la barbilla, es así, más bien, como a veces pienso y escribo, como si fuera a huevo que yo quisiera hacerme todavía más claras las obvias limitaciones de mi mente, una mosca que se golpea contra la- no, como una pelota de tenis que obsesivamente es rebotada contra la pared, para molestar al vecino o a la persona que intenta tomar una siesta en el cuarto contiguo."

No, no, no, no. He ahí tu obra Héctor, eres un ciego guiando otros ciegos. Pobre chamaco el tal Memo, ya lo estropeaste de por vida.

Peor te va a ir si no haces apostolado.

11:04 a. m.  
Anonymous Lavado de cerebro marca "ZAGAL" dijo...

No comments...

2:59 p. m.  
Anonymous Memo Memez dijo...

Cuando yo me pongo a rezaaar!
Le hablo a mi amigo Jesúuuus!
Y todas mis cosas le puedo contar
Este niño como yoooooo!
tu ángel guardian te cuidóooo!
[...]
Por eso, gracias san Josemaríaaaaa!
Mensajero del amor y la alegríaaaa!
Ilumina siempre mi caminar,
Porque al cielo quiero llegaaar!
Enseñame a ser como tú, un conejito de Dioooooos!

3:12 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal