lunes, septiembre 28, 2009

Domingo lluvioso

  1. El domingo por la mañana, Rodrigó me invitó a la etapa final del premio Eduardo Mata. Nunca antes había asistido a un acto así; resultó muy interesante y divertido escuchar Sensemayá de Revueltas con la misma orquesa y dirigido por tres personas distintas en un lapso tan corto. Previamente, mi anfitrión, temeroso de mi rampante ignorancia musical, me explicó que, en estricto sentido, hay un fuerte elemento de subjetividad en eso de premiar a un director sobre otro. Al final, el jurado optó por dividir el premio en tres partes de suerte que cada uno los tres finalistas se llevó su "cachito" de premio. Mi anfitrión no andaba, por lo visto, tan descaminado.
  2. Al mediodía, comí en compañía de Rodrigo en el Seps de Insurgentes que, al igual que el de Michoacán, cuenta con un pianista que toca piezas pasadas de moda que atraen a la clientela nostálgica. La milanesa con papas a la francesa y col agria estaban bastante sabrosas.
  3. Tras salir de restaurante, nos empapamos. Es difícil imaginar que en unos meses los chilangos moriremos de sed.
  4. Antes de dormir leí algunas páginas de Novo y vi un rato de televisión sin resignarme a que el fin de semana se había acabado.

1 Comentarios:

Anonymous La Marcia dijo...

Qué interesante su vida, siga, siga contando...

9:04 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal