sábado, octubre 31, 2009

Egoteca

Me dedicaron dos calaveras que, la verdad, me gustaron mucho.

I
Mientras Zagal escribía
su proxima novela
la muerte se reía
y se acercaba con cautela

"¡Con que escribiendo del bicentenario
y desempolvando el Olimpo mexicano,
más vale que yo sea la protagonista
o tu serás el único villano!"

Don Héctor levantó las cejas
y frotando su barba de candado
le contestó: "¡tú flaca ni te metas
que mi libro será un éxito cantado!

"La calaca vio su esperanza rota
de estilizar un relato borgiano,
ella había soñado con matar a Carlota
y con pegarle un susto a Maximiliano

viendo a la muerte enfurecida,
Zagal echó mano de todo su criterio
acordaron juntos una política salida
y escribió un cuento de misterio.

II
Estaba Zagal escribiendo
Inspirado en su estudio
cuando entró la muerte riendo
y se soltó con su preludio

"Héctor tu hora te ha llegado"
entre todos los filosofos y escritores
que durante siglos he secuestrado
ten por seguro que tú eres de los peores.

La muerte sacó un bulto de anticuario;
eran dos volúmenes empastados filigrana
uno era La cena del bicentenario,
el otro La venganza de Sor Juana.

La flaca le pidió a Zagal que los firmara
dispuso su filosa aguja con denuedo,
no contó con que el doctor se desmayara
al ver que pincharían su dedo.

"No te procupes querido Héctor,
allá podrás escribir tu autobiografia
y dedicarte a ser un gran pintor
rodeado de profesores de filosofia"

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Adecuado a su soberbia y narcisismo. Felicidades.

7:42 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal