lunes, noviembre 02, 2009

San Jalogüín

  1. El viernes 30 me acosté temprano; llegué muerto a casa.
  2. El sábado 31 preparé unas bolsitas con manzanas envenenadas para los niños que tocaran la puerta. Lamentablemente, después de un rato, la voz se corrió y nadie volvió a llamar.
  3. Más tarde, salí con Juan Manuel a ver los alebrijes de Reforma. Había gente disfrazada: de soldaditos de plomo, Jasón, Peter Pan, Catrinas, incluso de "Juan Pablo II". Bebí un par de tragos en el Blackout.
  4. El domingo 1 acabé de leer Sputnik, mi amor. No me gustó. Prefiero las novelas con finales contundentes.
  5. Por la noche, coloqué la ofrenda de muertos a mis antepasados, y luego acudí al Sodome de Polanco. Me disfracé de esclavo nubio. Al regresar de la fiesta, me encontré con que las hormigas se habían comido los tamales que ofrendé a los difuntos.
  6. Retomo la lectura de Séneca.

3 Comentarios:

Blogger Ignacio Juan dijo...

Qué tal Doctor, soy J. I. Molina Eugui, le escribo para saludarlo y decirle que su blog es uno de mis sitios favoritos jeje. También le recuerdo que tenemos una cita mañana a las 5:00 pm, pero no recuerdo dónde quedamos, si es que quedamos en algún lugar.
Gracias por su atención...

Atte: Un alumno de Preparatoria que lo admira

5:27 p. m.  
Blogger Paco el Opaco dijo...

Ojala hubera funcionado lo de las manzanas, aborresco que gente extraña pida calaverita.
Nunca imagine un disfraz de papa jaja; a porpósito excelente texto el del Bicentenario
Saludos Cordiales.

8:55 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

A MI SI ME GUSTÓ Sputnik, mi amor.
=)

1:35 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal