jueves, diciembre 10, 2009

Rumbo a la Navidad

  1. Aprendí que el Corán posiblemente esté inspirado en el evangelio del pseudo Mateo siríaco.
  2. Comí en Jaso de Polanco. Encontré la comida excesivamente resbuscada. Me gustó, pero no me entusiasmó. No es lo mismo el barroco que el rococó.
  3. Comencé a leer el tercer volumen de Larsson: La reina en el palacio de las corrientes del aire. El autor es adictivo.
  4. Califiqué a mis alumnos del ITAM. Me temo que fui demasiado benévolo. Así me lo hizo notar un colega. Definitivamente me estoy haciendo viejo.
  5. Insulté al chofer de un microbús que circulaba con las luces apagadas en la noche, porque estuvo a punto de atropellar a una persona. La policía, por supuesto, no hizo nada. "No es pa'tanto, joven... circulando, circulando"
  6. Aposté tres mil pesos a que Lujambio será el próximo candidato del PAN a la presidencia.
  7. Comencé a leer un libro sobre la mente animal, editado por un amigo.
  8. En la Panamericana, me dispongo a reprobar a los estudiantes del seminario de tesis que no entregaron el trabajo estipulad. Por fortuna, la próxima semana saldré de viaje a Río de Janeiro, así que no estaré presente para recibir los improperios habituales.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Por favor postee desde Brasil y platíquenos de Joao Rossa.

7:52 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Perdóneme pero, no existe un exceso de benevolencia.
Como comentaba un grandioso profesor sobre el justo medio de Aristóteles: no es un promedio es un acierto.
No hay exceso de sobriedad o de fidelidad, y mucho menos de benevolencia, o se es benévolo o se es malévolo.
boa sorte em Brasil!

8:22 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal