miércoles, enero 28, 2009

El sacrificio de Abraham

Adolfo, estudiante de la licenciatura, me ha pedido ayuda en la redacción de una tesis sobre Kierkegaard. En realidad poco puedo aportar a ese trabajo, pues no conozco al autor y, además, tengo algunos prejuicios sobre él. Según sé, Luis Guerrero es la persona que más sabe en México sobre el danés.
El viernes charlé con el tesista sobre el sacrificio de Abraham. Confieso que siempre me ha planteado muchos conflictos ese episodio del Génesis. Entre otras razones, me extraña que el asunto se enfoque tradicionalmente desde el punto de vista del Dios y de Abraham y no desde la víctima. La Escritura no indica al edad de Isaac, pero el chico, por lo menos, ya sabía hablar. ¿Quién le pidió su opinión?

lunes, enero 26, 2009

Cuando la sequía nos alcance

Los noticiarios anuncian que se racionará el agua en el Valle de México, pues las presas del Cutzamala están a la mitad de su capacidad y apenas viene el tiempo de secas. En realidad, en Iztapalapa el agua ha estado racionada desde hace años. Llega poca y de mala calidad: color café. Lo mismo en las colonias pobres que en las de clase media.
La tala inmoderada de bosques en Michoacán y el Estado de México es la causa de este desastre. Al final resulta que "los árboles sí sirven para algo". Años de indolencia y de complicidad son los culpables del desastre que se avecina. Uno de los últimos trabajos de mi abuelo Joaquín, el militar, fue proteger los bosques de Tlaxcala. La ley se hacíar vale únicamente contra los pobres que de vez en vez subían al monte para conseguir leña para sus casas. Mi abuelo, a diferencia de otros militares, se hacía tonto y permitía que los campesinos cargaran algunos troncos para su consumo personal. Por el contrario, se mostró implacable con quienes hacían con la tala ilegal un pingüe negocio. Decomisó varios cargamentos. Primero intentaron sobornarlos y, luego, lo amenazaron. Una noche, tras decomisar un cargamento enorme, un par de campesinos lo despertaron para avisarle que venían tras de él. Mi abuelo se escapó del hotelito donde se hospedaba por una puerta trasera. A los pocos minutos, los matones entraron a su cuarto. Tuvo que abandonar el puesto para salvar la vida de su familia. ¿Nos extraña que ahora falte el agua?
La ciudad de México, a la que defendí en varias ocasiones, es un desastre. Una verdadera catástrofe ecológica. Desecamos sus lagos. Entubamos su ruidos. Invadimos sus barrancas. Destruimos sus bosques. ¿Sómos más conscientes? Lo dudo. Por mi casa, la autoridad remodeló las aceras y provocó muchas fugas de agua. Las cascadas de agua cristalina se veían muy bonitas. Quizá por ello, tardaron varias semanas en arreglarlas. Yo intenté reportar las fugas y tuve que hacer siete llamadas a diferentes números. Finalmente, una de las chicas que me contestó me indicó que "así era la burocracia" y que iban a tardar varíos días más en arreglarlas. El saldo no fue del todo negativo; los pajaros utilizaron los lagos artificiales para bañarse en ellos al final de la tarde. Una escena muy bucólica.
Al final, se acabó la diversión. Un periódico publico un nota sobre las fugas y al otro día aparecieron los trabajadores para arreglarlas.

domingo, enero 25, 2009

Santa Fe


Esta entrada fue suprimida temporalmente.

jueves, enero 22, 2009

Dios

Me pidieron un artículo sobre Dios. ¿Por qué creer en Dios? ¿Nos hace falta Dios? ¿Por qué hay ateos?

viernes, enero 16, 2009

El camino de la sabiduría

  1. Escribir.
  2. Escribir lo que se piensa.
  3. Pensar lo que se escribe.
  4. Cobrar por pensar lo que se escribe.
  5. Cobrar por escribir lo que otros piensan.
  6. Cobrar por escribir lo que te pagan.
  7. Cobrar.

martes, enero 13, 2009

Neutrón vs. el Dr. Caronte


El catarro nuevamente me aqueja. Así que recurrí a la receta de siempre: brandy con leche caliente, y películas de luchadores. Neutrón vs. el Dr. Caronte me reanimó un poco. Ya he hablado de esta maravillosa película con anterioridad. El director no utiliza la ex-hacienda de Clavería para filmar, quizá porque este casco pertenecía al Santo y a Blue. En su lugar recurre al Anahuacalli. Pobre Diego Rivera, mira que venir a levantar escenografías para espectros mexicanos. Sí, espectros: el Dr. Caronte recurre a la ciencia de Paracelso, el padre de la parapsicología y de la "transmutación" de las almas para estar por encima de la muerte. ¿Donde están los enmascarados que nos defendían de los criminales nacionales, internacionales y sobrenaturales?

lunes, enero 12, 2009

Jaime Fonseca


El sábado por la tarde, Marialda me avisó que Jaime Alberto Fonseca Guzmán murió a finales de diciembre. "Fons" padecía leucemía. Estudió Filosofía hace algunos años en la Panamericana; la primera generación a la que le di clases. Compañero, si mal no recuerdo, de Alberto Hernández. Votaba por el PRI. Era mordaz, caústico, irónico. Quería ser escritor aunque acabó siendo cura. Estudió en el Seminario de Toledo. Regresó a México y trabajó en una diócesis del oriente del Valle de México. En 1990 publicó La navaja de Mateo, donde reunía algunos de sus cuentos. Transcribo algunos párrafos del primero de ellos:
"Despúes de cuatro años de constantes esfuerzos, y no menos constantes holgazanerías, llegaba esa mañana al fin de mi carrera (...) Me levanté y me bañé cantando; me rasuré y por primera vez en mi vida (y creo que fue la única vez) no me corté (....) En fin, me acerqué al escritorio de mi cuarto y ahí estaba radiante, el único tomo que quedaba de mi tesis. Todas las demás habían desaparecido en cuanto las recibí, ya que di un ejemplar de ella hasta a mi peor enemigo (....) Abrí el tomo y lo vi página por página. Llegué a la hoja de dedicatorias, que se ampliaba a tres hojas más; desde Dios hasta mi gato habían recibido agradecimiento...."

Por cierto, ese gato se devoró al canario de su padre. Descubrieron al felino, llorando, atrapado en la jaula del pájaro. Como de caricatura de Silvestre y Piolín.

sábado, enero 10, 2009

Pequeña tragedia

Hoy me levanté a las cinco de la mañana para tomar un avión a eso de las siete. A esas horas de la madrugada, la vida carece de sentido. A pesar de que me dormí temprano, de que me bañé y me bebí un par de tazas de café, seguí sin poder hilar mis pensamientos hasta bien entrado el día. Ya puede uno dormir ocho horas, si uno se levanta antes de que el sol salga, siempre estaremos cansados. Y pensar que hubo un tiempo en que yo daba clases de siete....

lunes, enero 05, 2009

Crepúsculo

D. está leyendo con verdadero frenesí Crepúsculo, una historia de vampiros adolescentes. Digamos que es una especie de Dawson's Creek con vampiros. Ya me referí a la novelita en otra ocasión. Estos vampiros son aberraciones literarias: no le temen a las cruces, ni al ajo, ni a las mandrágoras, ni a la plata, ni a la luz del sol. Son víctimas; no monstruos. Prefiero los vampiros de la vieja escuela, que deben "morir" con una estaca de roble en el corazón. Nada de vampiros que se redimen, sino vampiros malvados a quienes hay que exterminar sin misericordia. Por suerte, en la noche, pasaron en la TV El Imperio de Drácula, filmada en la ex-hacienda de Claveria (hoy IPADE de México DF). Una película donde el hacendado en turno libra a la humanidad de esta plaga. Lamentablemente, cuando la reforma agraria acabó con las grandes haciendas mexicanas, les arrebató a los vampiros su hábitat natural. Estos seres de la noche tuvieron que emigrar a Holywood, donde se convirtieron en superhéroes de plástico.

El último encuentro



Hace unos días acabé El último encuentro de Sándor Márai, que me regaló mi amiga Paty E. Me encantó. La trama de la novela se disuelve en una nebulosa que nos deja un regusto amargo. No he leído mucho de literatura de Europa central pero, en general, me he topado con un común denominador: la nostalgia del imperio perdido. No es la simple nostalgia por un pasado brillante, una nostalgia nacionalista. Es algo más triste. Al parecer, la monarquía era el horizonte que daba sentido a la vida de los autores. Nada de este se percibe, en cambio, en El Danubio de Magris. Se nota la mano italiana. Es un libro luminoso --mediterráneo-- sobre un rió nostálgico.

sábado, enero 03, 2009

Rutina vital


Examen de mi vida estas semanas



  1. Comí en Lipp con D. Ella comió un trio de hamburguesas kobe y yo un estofado de ternera bastante mediocre. No vale la pena comer ahí.


  2. Vi en la televisión a Blue Demon contra las arañas infernales. La reina de la galaxia aracné viaja a la tierra para alimentarse de cerebros humanos. Blue salva al planeta gracias a sus llaves.


  3. Vi en el cine una pésima película de Navidad (lo cual es, en realidad, un pleonasmo). Salí de la sala sin poder hacer la sinapsis.


  4. Leí El seductor de la patria de Enrique Serna. Me gustó. Tiene un impresionante trabajo por detrás, aunque me parece que al final es excesivamente condescendiente con Benito Juárez. Sí, lo sé, es el maldito gen "reaccionario".


  5. Remé en kayak.


  6. Bebí litros de bisolvon contra la tos.


  7. Probé el agua de cebada y me encantó.


  8. Comí en Bistro Mosaico con C. T y P. Son personas encantadoras.


  9. Compré, compré, compré, firmé, firmé, firmé.... ahora estoy endeudado de por vida.


  10. Probé la rosca de reyes de Bondi.


  11. Tomé una copa con Julián y hablamos sobre corrección política.


  12. Salí a dar una vuelta con Miguel.


  13. Me hice más viejo.