jueves, marzo 11, 2010

Los apócrifos

(Jesús) respondió y contestó: "Judas, tu estrella te ha llevado hacia delante”, él continúa, “Ninguna persona de nacimiento mortal es digna de entrar a la casa que has visto, para ese lugar se reserva lo sagrado. Ni el sol ni la luna regirá ahí, ni el día, sino lo santo morará ahí siempre, en la región eterna con los ángeles santos, observa lo que te he explicado los misterios del Reino" Evangelio de Judas


Tras el especto del domingo, la semana va remontando, a pesar de la migraña que me despertó hoy:
  1. Participé como sinodal en el examen de maestría en la UNAM de Daniel V. Defendió una magnífica tesis sobre Sexto Empírico. El examen fue tan brillante como el trabajo escrito y, además de todo, resultó divertido.
  2. Charlé con mi maestro y amigo Carlos P. Cada vez lo estimo más. Carlos concilia exitosamente lo clásico con lo contemporáneo. Mal hacen ciertos filósofos en imitar el estilo de las ciencias exactas. ¡Como si los filósofos resolvieran, de una vez y para siempre, los problemas filósoficos de envergadura! La medicina progresa; la filosofía acumula.
  3. Charlé con Eduardo Ch. Me impresiona gratamente su erudición y sencillez. Es bonito observar el crecimiento y maduración de las muchachos que conocí cuando ellos tenía 17 ó 18 años.
  4. Observé con satisfacción la floración de las jacarandas de mi colonia, signo infalible del inicio de la época del calor y de que la fluoxetina surte efecto en mi alma.
  5. Dicté una charla sobre los evangelios apócrifos, con especial atención en el Evangelio de Magdalena y en Pistis Sophia. Intenté mostrar la consistencia de los gnósticos. Es muy sugerente la metáfora en la que Logos invita a la misteriosa cámara nupcial a Sophia, el lado femenino de lo divino. Cuando asistí a un cursillo sobre Sagrada Escritura, impartido por J. B., nunca se mostró al gnosticismo como una doctrina coherente y poderosa. ¿Será que ahora me estaré contaminando de gnosticismo? Una de las ventajas de cierta gnosis es que me autorizaría a llevar una vida disoluta.
  6. Durante la charla sobre los apócrifos, una de las asistentes lanzó una pregunta certera y demoledora: ¿de qué me sirve saber a mí si el cuerpo de Jesús fue real o aparente? Al acabar la sesión, otra señora se me acercó con una objeción parecida. ¿La teología me acerca a Dios? Por suerto, yo no me dedico a la teología, sino a la gastronomía filosófica...
  7. Preparé un guión de radio para un programa sobre el demonio basado en la Divina comedia. El infierno más temido es frío.
  8. En el desayuno, bebí con agrado café instántaneo.

En resumen, el sol me sienta bien.


6 Comentarios:

Anonymous El fantasma de los clichés dijo...

Uta, ya empezamos.

5:12 p. m.  
Anonymous Filosofastros en combate dijo...

Sus alumnos actuales esperamos conseguir la misma erudición que Charpenel. Nos cultivaremos, doctor.

8:08 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Se nota que le llegó la primavera, ¡qué gusto!, aunque la verdad su noción de vida disoluta está muy disoluta

11:20 p. m.  
Anonymous La voz de tu conciencia dijo...

Héctooor, Héctooor, no andes leyendo libros prohibidooooos!

9:10 a. m.  
Anonymous La ardida vengadora dijo...

Oye, Héctor, ¿y de pura casualidad en tu vida te has hallado a alguna mujer que haga un examen brillante, a una mujer en la que erudición y sencillez se conjuguen, a una mujer que tenga encantador carácter y que haga buenas traducciones, vaya, alguna mujer es digna de algún halago a su intelecto?

1:38 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Queridito: ¿cómo es eso de que te dedicas a la gastronomía filosófica y bebiste con agrado café instantáneo?
Suena un poco incongruente, ¿no crees?

Espero que el próximo domingo no sea tan feo como el pasado, recuerda el pastel de chocolate y no dejes de ir a misa, estoy segura de que el Hijo Pródigo tiene un mensaje para ti.

Con cariño, Antigua Fan.

7:25 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal