viernes, agosto 27, 2010

Chancro sentimental

No sé por qué me ha dado por leer poesía de un mes para acá. O mejor dicho, sí que lo sé, pero no lo confesaré aquí. En mi biblioteca escasean los libros de poesía, ni siquiera abundan los clásicos latinos, así que suelo rumiar los mismos versos: Villaurrutia, Pellicer, Cuesta. Gorostiza. Hurgando más a fondo entre los estantes, encontré una antología de José Asunción Silva. De inmediato busqué el nocturno aquél "Una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de alas (...)". Le encantaba tanto a mi maestra de tercero de secundaria, que me lo aprendí de memoria. Martha Quijano de Savorit --así se llamaba- pensaba que recitarlo con voz grave y profunda servía para aprender a declamar, especialmente los versos:

Y era una
Y era una
¡Y era una sola sombra larga!
¡Y era una sola sombra larga!
¡Y era una sola sombra larga!

Estaba en lo cierto. Sin la entonación y el timbre adecuado, desaparece el la encantadora cadencia de estas líneas. Por supuesto, nuestra voz chillona de adolescentes destrozaba la música de la letras. Con todo, mi querida maestra se esforzaba en domesticar nuestras inteligencias infestadas de alucinantes hormonas. Tenía razón al alejarnos de los empalagos versos de Amado Nervo, aún de moda en aquellos años.

Lo que Quijano nunca nos mostró fueron los poemas cáusticos de Asunción Silva. Pienso, por ejemplo, en la deliciosa estrofa final de "Psicoterapéutica":
(....)
De los filósofos etéreos
huye la enseñanza teatral
y aplícate buenos cauterios
en el chancro sentimental

En "Enfermedades de la niñez", Silva emula a Anacreote. Tras describir la primera experiencia amorosa de un jovencito al modo de un romántico, el poeta dispara a quemarropa:
(...)
Y el éxtasis divino
que soñó con delicia
lo dejó melancólico y mohino
al terminar la lúbrica caricia.
Del amor no sintió la intensa magia
y consiguió... una buena blenorragia.

12 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Tienes razón, José Asunción Silva está minusvalorado; es mucho mejor que Benedetti, Sabines y otros poetastros cursis

1:41 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Prefior a Ruben Dario

4:35 p. m.  
Anonymous Un mensajero dijo...

El demonio anda suelto y perdiendo a muchos.

4:41 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Que nadie se meta con Sabines, es sencillo, pero de sentimientos puros.

10:50 p. m.  
Anonymous El fantasma del Ambrosio dijo...

hay que tener gustos un poco más refinados.

12:01 p. m.  
Anonymous Morbus gallicus dijo...

Darío y Sabines un son como una buba en las ingles. Silva: eso es poesía!

2:16 p. m.  
Anonymous Prepo UP dijo...

En la vida nada hay más estimable que ser congruente. Yo por eso no quiero ser como mis profes.

7:02 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Fantasma:
No mames, no estás viendo que todos estos weyes son bien pinches corrientotes?

2:58 p. m.  
Blogger Armando Virto (alias armandaa) dijo...

Doctor como se acuerda de los nombres de sus maestras?? yo apenas y me acuerdo de los que tengo ahorita :S

11:52 p. m.  
Anonymous El fantasma de la melancolía dijo...

buu, buu

4:49 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Profe Zagalo:
Ojala ke no nos ponga a leer estas jaladas en clase

10:40 p. m.  
Anonymous El Poeta Necrofílico dijo...

Ese Asunción me cae re bien. Como que ese nocturno me llega.

1:50 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal