domingo, enero 02, 2011

Trivialidades 1


Como blanca teoría por el desierto
desfilan silenciosas mis ilusiones
Amado Nervo

Hoy me levanté temprano, pero sin ánimos. Aburrido. Con dolor de espalda a pesar de la esencia de lavanda que utilicé ayer por la noche para relajarme. Nada más abrir los ojos, prendí la televisión. Recorrí los canales con hastío dominguero. Bajé a la cocina para prepararme un café fuerte, que bebí leyendo el Reforma. Marqué un par de artículos de los que sacaré algunos datos para una conferencia. Un rato más tarde llegó mi familia para desayunar: toronja, tortilla de huevo, frijoles de la olla y una rosca de reyes del supermercado vecino. Hablamos sobre un tema importante que conciernen a la casa. Acabamos. Recogimos la mesa. Lavamos trastes. Mis padres fueron al mercado; mis sobrinos, al cine; mis hermana, a la peluquería. Y yo me quedé en mi pequeña biblioteca, intentando arreglarla un poco.

Como me regalaron casi una centena de novelas, el espacio actual de las repisas es insuficiente. La narrativa está acomodada por orden alfabético de autor en tres grandes secciones: mexicanos, escritores no mexicanos de habla castellana, escritores de otras lenguas.

La poesía va aparte. Sin pretenderlo, ésta ha ido creciendo. A la vuelta de los años, retomo a mis querencias de adolescente. El colmo es mi reencuentro con Amado Nervo. Me avergüenzo de este gusto. Desde que salí de la secundaria no había vuelto a leerlo, pues lo consideraba empalagoso. Sí: es empalagoso, es un hecho; no obstante, al releerlo lo encuentro sugerente.

Como mi mood era propicio, leí el poema A Kempis. Llamó mi atención el talante subversivo de ese poemilla. Sólo quienes nos nutrimos con la Imitación de Cristo (que, por cierto, no es de Kempis) y con los ejercicios espirituales (como los que retratan Joyce, Agustín Yáñez y Jorge Ibargüengoitia), comprendemos el calado de las palabras de Nervo.

Tampoco recordaba el poema Andrógino. Nervo chapotea con un tabú de la sociedad porfirista. Adivino en sus versos una ambivalencia extraña, provocativa, casi nostálgica:

"Yo te amé porque, a trueque de ingenuas gracias,
tenías las supremas aristocracias:
sangre azul, alma huraña, vientre infecundo;
porque sabías mucho y amabas poco...."

¿No hay en medio de tales ripios una coincidencia con ciertas letras de Wilde?: sabías mucho y amabas poco.... Con todo, al final, el poeta asienta la rudimentaria moraleja :

"y eras síntesis rara de un siglo loco
y floración de un viejo mundo.

Cerré con cargo de conciencia el libro de poesías de Nervo, como un niño bobo que se ha regodeado a escondidas con una página pornográfica. Acababa de recordar lo que el crítico literario C. comentó con ocasión de la muerte de Mario Benedetti:
-...era el Amado Nervo de la izquierda mexicana.
-¿Y por qué no publicas esta frase? -le pregunté.
-Porque la izquierda mexicana no sabe quién fue Amado Nervo -respondió lapidario.

Revisé mi correo. Ningún mensaje de Ölav. Revisé mi celular. Ningún mensaje de Gabriel.

A las dos de la tarde comí con la familia Sousa en San Miguel Chapultepec. Una familia encantadora. El ingeniero prepara el mejor bacalao que he comido. Me zampé dos tortas acompañadas de un Burdeos. ¡Ay los triglicéridos! Más tarde, me ocupé de otros asuntos familiares y ya, hacia las siete de la noche, me encontré a Bernardo, el pintor, un un Sanborn's.

Mañana, regresó a la vida ordinaria.

6 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

¿Chistopher Domínguez? ¡Es extrema derecha! Claro que iba a decir eso si es un neoliberal

12:27 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¡Anónimo Pendejo! Perredista resentido. Chistopher es un chingón.

4:53 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

solo los putos lees a kempis a y nervo, sabines y benedeti son la neta

11:01 p. m.  
Anonymous Prepo UP dijo...

Ja, yo veo un chingo de pornografía sin cargos de conciencia.

10:02 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

El reforma y letras libres son de piches católicos retrogradas

10:07 a. m.  
Anonymous Cándido dijo...

¡Oh, cuán grande debe ser la sección de libros de Narrativa en otros idiomas, que ya no halla ud. ni en dónde ponerlos!

4:05 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal