domingo, marzo 20, 2011

Los aburridos encantos de la burguesía II

La cena del sábado resultó desangelada. P. S. pagó la exorbitante cuenta. Supongo que su contador sabrá como deducirla de los impuestos.

Para mitigar el remordimiento de conciencia por mi despilfarro en el casino, pedí el platillo más barato: macarrones con queso azul. Mis amigos, con la certeza de que el anfitrión pagaría, ordenaron cola de langosta y steaks. Los postres no pudieron ser más anodinos: pastel de queso. Bebieron espumoso californiano. El camarero no me creyó cuando le expliqué que el champán proviene de Champaña francesa (los gringos desconocen las denominaciones de origen cuando no les conviene). El sommelier se acercó. Me dio la razón. Como cortesía, nos mandó otra botella. Yo decidía beber aguar mineral. Mi arrogancia crece a diario.

Durante el café, aludí al nombre castellano de la ciudad. Ninguno de los comensales me creía que "Las Vegas" es una palabra en español. Al final, cedieron cuando se dieron cuenta de que "Nevada" tiene que ver con "nieve".

Hacia las nueve de la noche --maldita costumbre gringa de cenar temprano-- llegamos al lugar del concierto de jazz. Resultó que era algo así como un cabaret mexicano de los años sesenta, pero a lo bestia. Tocaba una inmensa banda. La gente bebía martinis. Yo seguí con el agua mineral. Me aburrí.

El espectáculo duró una hora. Mis amigos se fueron a jugar cartas al Bellagio. Yo regresé solo al hotel en un taxi. P.S quería mandarme en limosina; hubiese sido un exceso de mal gusto.

Gasté el domingo entero dentro de la suite, leyendo El festín del deseo, de Méndez Montoya. Mañana presentaré el libro. Comí un sandwich de mortadela con té helado.

Hoy, lunes, desayunamos temprano en el hotel. A las once tomamos el avión de regreso. P. S. había elegido el piscolabis: mimosas y canapés de salmón escocés. Soy incapaz de distinguir entre el salmón del supermercado y tales exquisiteces.

Recién llegué casa. La carretera Toluca-México, como era de esperar, estaba atestada. Mañana retomo la vida propia de un profesor de preparatoria. Ahora me dispongo a leer el "Panatenaico" de Elio Arístides.










22 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

te aburres escuchando jazz? Se puede saber qué banda era? En tu programa el PAN-quete te la pasas presumiendo "que Bach, que Vivaldi, que Beethoven" y no sabes apreciar jazz o no tienes idea de lo completos e innovadores que pueden ser no algunos, sino varios musicos de Jazz? Eres bien farolote!

2:23 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

q exagerado, no mames, lo hubieras disfrutado y ya, después de todo fue un regalo, no hiciste nada malo. me cae q eres un narcisista.

5:38 p. m.  
Anonymous El fantasma de no sé nada de Jazz dijo...

buu, buu

10:11 a. m.  
Anonymous El fantasma de me aburre el Jazz dijo...

buu, buu

10:14 a. m.  
Anonymous El fantasma de me duelen los oídos escuchando Jazz dijo...

buu, buu

11:25 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

jaja, el último del fantasma estuvo bueno y me hizo reir. Debería hablar también de jazz en su programa de radio, hay cosas de muy alto nivel para sensibilidades exquisitas.

4:46 p. m.  
Anonymous El fantasma de hay que abrir la mente y aprender de música dijo...

buu, buu

5:07 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Despreciar el jazz sí es de ignorante.

10:49 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el anónimo anterior. El jazz ha alcanzado una originalidad y un nivel que no tienen nada que envidiarle a la música clásica. Otras opiniones son de puro snob ignorante También hay muy buen rock, nada más hay que saberlo buscar. Ajúa.

1:02 p. m.  
Anonymous desvelado después de un concierto de jazz dijo...

Y despreciar el jazz delata no entender nada de música sinfónica. Y por supuesto delata complejos de quien se presume buen conocedor de música.

3:51 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Me van a censurar, pero yo agregaría algo más, último anónimo: esos que desprecian el jazz, dizque porque escuchan sólo música clásica, son los típicos NACOTES que quieren siempre ir de más a menos y sentirse selectos o privilegiados de los oídos. Nunca han intentado siquiera comprar un disco del maestro de maestros John Coltrane, o de Miles Davis, Eric Dolphy u Ornette Coleman. No han dejado de comer un día para tener la joya musical y disfrutarla, con tal de escuchar a Elvin Jones, a Jack deJohnette o a Bill Evans.
No siguen las nuevas apariciones de la marca ECM que tanto ha cuidado Manfred Eicher. Ni siquiera intentan comprender qué demonios están haciendo los músicos de jazz.No saben qué es una síncopa ni qué distingue al jazz de la música sinfónica.
Pero se las quieren dar de muy chingones hablando de Bach, de Vivaldi, de Shostakovich o de Stravinski, como si por andar citando nombres a lo buey sin entender las obras ya los hiciera especiales y los distinguiera del resto.Y lo peor es que creen que "saben" algo y que están haciendo labor cultural y educativa, para que chamacos idiotas digan: "ah, qué chingones son estos weyes".
Y sin embargo los maestros de la música se estarían revolcando en la tumba de escuchar tanta pendejada. He dicho y me vale madre si me censuran, ya saben a quiénes me refiero (si güey, a ti, con dedicatoria cabrón).

11:29 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

chale Zagal, te pasas. No porque los veas negritos quiere decir que no hacen música de alto nivel.

7:23 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Neta que sí encabrona el club de los villamelones. El Sr. ese que se aburre escuchando jazz pero pretende dar cursos radiofónicos de apreciación musical (junto con sus achichincles) ignora lo siguiente:
1) Que el ragtime influyó en compositores como Satie, Honegger, Stravinsky, Hindemith y Milhaud.
2) Que Maurice Ravel tuvo influencias de blues (no me refiero al Bolero, no me ahogo en lugares comunes).
3) Que Stravinsky (quien entendía de música lo que el susodicho Sr. no entiende de plano) compuso una obra para Woody Herman.
4) Que Bela Bartok escribió una obra para Benny Goodman.
5) Quién chingados es Gunter Schuller.
6) Que pianistas como Andre Pevin colaboraban con músicos de Jazz.
7) Quién chingados es Keith Jarret.
8) Que Wynton Marsalis ganó a la vez Grammy para el mejor disco de música clásica y mejor grabación de Jazz.
9) Quién chingados es Enrico Pieranunzi.
10) Que Manfred Eicher, a quien un camarada anónimo cita, en efecto fundó ECM Records. Una cía. que produce discos de altísima calidad no sólo en cuanto a la grabación sino en cuanto a las obras mismas. No hay músico contemporáneo de jazz importante que no haya pasado por ahí. Y Eicher empezó tocando en la Orquesta Filarmónica de Berlín y después con músicos de jazz. A muchos discos de ECM se les llama "jazz de cámara".
Así pues de DIEZ ni una. CEROTE, REPROBADOS. A estudiar antes de farfullar esnobismo.

9:12 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

tu dicese doctor que a todo le encuentras critica como no haces bien tus estados del arte antes de lanzar cartitas estupidas sobretodo has de ser un prole mas... doctor por la universidad del opus deii española y te dices socialista democrata ja ja ja ja que asco.... me basta con ver en tus descripciones conque quieres ser famoso ser rico y blablablabla buscate un bosque y pierdete considera como te ganas el espacio, tu lugar reflexionalo y ganatelo con humildad valentia profesionalismo y coraje lo demas viene solo, echale ganas mi aristoteles!

8:46 p. m.  
Blogger Blanca M.A. Vazquez dijo...

Sr. Héctor Zagal
Me intereso la lectura de su artículo “Carta a Paulina Peña Pretenelli escrito en el periódico expreso reciba mis sinceras felicitaciones por que manifiesta una orientación a todos los jóvenes privilegiados y los induce a respetar a toda la ciudadanía que vive de su trabajo asalariado. Esa actitud que asumió paulina nosotros la vemos reflejada en un gran número de jóvenes que ofenden, tratan de intimidar por su posición económica a los demás sin conocer la procedencia de su posición social acepte mis sinceras felicitaciones por que como estudiante del primer semestre de preparatoria en una escuela oficial me ha tocado observar todo lo que hacen los niños bien.
Blanca M.A. Vazquez

3:01 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

No m ames pinche panista c ulero, eres bueno para escribir drama, por que mejor no te dedicas a eso? Jajaja me das risa p ndejo

12:02 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Pinche naco p endejo. Te vas a morir de cáncer en el cerebro adquirido por una amiba!

12:06 a. m.  
Anonymous rlopezmurillo dijo...

¿eres el autor de la carta a Paulina Peña? si es asì, felitaciones!!!!

11:49 a. m.  
Anonymous flavio alvarez dijo...

Me gustó la carta a la hija de Peña Nieto, muy bien, alguien tiene que decir eso y más, no te calles y adelante...

5:16 p. m.  
Anonymous clauglez dijo...

Sr. no lo conocia y me entere de su exsitencia por medio de un correo q una amiga me envio...me gusto lo q lei gracias por no callar

10:35 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

profe: ese es el problema que veo en usted y en mi mismo, pensamos demasiado. No dedicamos tiempo a disfrutar, simplemente regocijarse en cualquier situacioonm que se presente. dedemos anallizarlo. sin embargo (aun a pesar de mi corta edad) le acosejo aprovechar esas oportunidades.

11:52 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Todo mundo regañó aquí, pero nadie se puso a pensar que el concierto bien pudo de verdad ser malo o aburrido, no porque todo el jazz lo sea, sino simplemente porque realmente fue malo. No estuvimos ahí, así que solo el Sr. Zagal sabe, pero quizá (y esto lo dice alguien que no lo conoce personalmente) sea suficiente para darle el beneficio de la duda.

12:45 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal