domingo, febrero 27, 2011

Cultura vs. barbarie

Hoy publiqué un texto en Reforma, suplemento cultural El Ángel. Ojalá les guste.
HZ

martes, febrero 22, 2011

Trivialidades 4

"La felicidad no está en la felicidad sino el camino por llegar a alcanzarla"
Dostoievski, Diario de un escritor


Martes 15 de febrero

Clase en la licenciatura de la Panamericana, donde hablé sobre el supuesto republicanismo de Maquiavelo. Lo único que saco en claro es que los auténticos maquiavélicos nos se jactan de serlo. Por lo demás: la semana amenaza con engullirme en un torbellino de aburrimiento y burocracia.

Miércoles 16 de febrero

Hablo con mis estudiantes de Filosofía sobre Herbert Marcuse. Julio me objeta que carece de sentido rebelarse contra la sociedad: “hay que amoldarse y conformarse”. Le respondo: “Eres muy optimista, porque aún crees que te puedes amoldar y, sobre todo, porque crees que a alguien le interesa que seamos socialmente funcionales”. La civilización simplemente no da empleo a los disfuncionales. Asisto a una conferencia de Rafael A. sobre el tiempo y el instante. Endeudarse es abusar del futuro. La lección me recuerda dos ó tres ideas de Fernando Inciarte. Esa misma tarde pago mi tarjeta de crédito. Lamentablemente, aún me faltan cientos de años para pagar la hipoteca de la casa. Habrá que trabajar más y más para engrosar la fortuna de los banqueros. Por la noche ceno tortilla de patatas y bebo unos tragos de Ribera del Duero con algunos colegas. Llego a casa y enciendo la televisión para enajenarme con Dr. House.

Jueves 17 de febrero.

Enseñar. Leer. Escribir. Contestar correos y llenar formularios. Lo mejor de día es, sin duda, el bachillerato y, por supuesto, un mensaje en cara-libro de O. S. Los muchachos se quedan boquiabiertos frente al Walhalla de Leo von Klenze. A esa edad, el neoclásico riguroso también me fascinaba. En la pubertad y la niñez, los gustos son simples y directos, sin recovecos. Por la noche, asisto a la presentación del libro Epítome sobre la filosofía de Carlos Llano. Óscar Jiménez, el autor, pronuncia un discurso conmovedor. Durante el coctel bebo un par de copas de un tinto tibio; me acompaña un viejo amigo, Agustín. Como demasiados bocadillos: el colesterol y mi ansiedad van a la alza.

Viernes 18 de febrero.

Los correos se reproducen con virulencia. Odio el papeleo, los informes, las regulaciones minuciosas que ahogan la vida. Bancos. Impuestos. Tráfico. Más papeles: en la oficina, en la casa, en la universidad, en la editorial, en el gobierno. La ciudad: terrosa, como cuento de Rulfo. Comida en el Racó de la Condesa. El parque México luce deslucido: las fuentes vacías. Sergio y yo compartimos un plato de habas a la catalana y un pescado a la sal. De beber, un par de copas de un blanco seco, para contrarrestar el calor y el aburrimiento. Luego, corro a la estación de radio. Hablo de vudú. Todos somos zombis del gran capital.

Sábado 17 de febrero

Tres horas de clase en la mañana, de diez a una, matrimonio y amistad en Aristóteles. Rememoro a Mariana, y hago una broma sobre ella, una broma que, lógicamente, pocos de los asistentes comprenden. Sí, aún extraño a mi querida Mariana. Invito a comer a Jorge a la Casa de Francia. Despreciamos la causa de Florenc, por lo que el chef se venga quemando mi carne y el estofado de Jorge.

Domingo 18 de febrero

Leo Quién. Compro un pantalón de oferta el Palacio de Hierro de la calle de Durango. La tienda me trae recuerdos de cuando estudiaba la primaria en una escuela de la Roma. Adolfo Domínguez, de rebaja. Me planteo seriamente comprarme un par de cositas, pero pienso en la admonición de Rafael A. Desisto. ¿Un perfume de L'Occitane? Huele a pimienta y madera. Fantástico. Nuevamente resisto el embate. No gasto. Por la noche, una cerveza, una charla, un intercambio de pareceres.

viernes, febrero 18, 2011

Pasta de Conchos

Publiqué es Istmo 312 un artículo sobre cristianismo y justicia social: www.istmo.mx
HZ

El programa del amor en MVS

martes, febrero 15, 2011

Presunto culpable...

lunes, febrero 14, 2011

Biología, amor, burguesía

El amor conyugal está sobrevaluado. Las orcas son más fieles que los hombres y la Iglesia afirma que la muerte disuelve el matrimonio.

viernes, febrero 11, 2011

El monstruo del lago Ness y san Valentín

El amor se parece al monstruo del Lago Ness porque: 1) Todos  afirman que lo ha visto, pero nadie lo ha tocado; 2) cuando se piden pruebas de él, sólo se ofrecen fotos borrosas y grabaciones con sonidos raros; 3) si te topases con él, te devoraría y 4) al final, quienes ganan con el mito son los hoteleros.

sábado, febrero 05, 2011

Zagales y alarifes

Miro a lo lejos
muy a lo lejos
el inconfundible olor a espejo
absurda esperanza del desierto
Tengo sed.
Mi boca, mar de sal.
Mis ojos, pozos secos.
Miro a lo lejos:
tras esa duna, un tímido arroyo
el cristal, el manantial,
el ojo de agua
del rostro tuerto del desierto.
En el espejismo bañaré la cara
la lengua, los labios, el torso
los muslos,
el cuerpo entero.
Miro a lo lejos
La sed ciega al más vidente.
El beduino (que siempre llevo dentro)
me advierte del genio de Aladino
y de la princesa que contó mil y un cuentos
(Soy árabe): sé de la sed
y sé que ella enloquece al más cuerdo.
Sin caravana y sin camellos,
las inexorables arenas, sirenas musulmanas,
engullen calladamente al sediento.
Miro a lo lejos
¡Es agua!
la siento
Mi lengua, grieta sobre grieta,
fabrica pozos
albercas, estanques,
fuentes brotantes.
Miro a lo lejos
¡Escucho las transparencias!
Puedo untarme cada gota
Y sumergirme, y ahogarme
gota a gota
¿Será un oasis?
“Es la endiablada lucidez
de quien camina muerto”
sentencia el nómada que llevo dentro.
Ojalá —Alá lo quiera—
se equivoque el árabe,
ese maldito que llevo adentro.

¿Cómo contaminar una zona habitacional?